Los países más prósperos lo son a costa de nuestro planeta

Según el Índice de Desarrollo Humano 2020, los países más desarrollados no representan tanto éxito si se tiene en cuenta el daño que le producen al planeta.

Cuando la ONU habla sobre la prosperidad de los países, se basa en el Índice de Desarrollo Humano (IDH). Con esta herramienta, podemos afirmar por ejemplo que Noruega fue el país más próspero según la última medición. Pero la cuestión cambió hace no mucho tiempo, cuando este índice comenzó a tener en cuenta el impacto ambiental de cada país (sus emisiones de CO2 y su huella de carbono).

De esta manera, el país más próspero de todos cae 15 posiciones en la lista si se tiene en cuenta la arista ambiental del análisis. También sucede con Islandia, que cae 26 escalones, Australia 72 y Estados Unidos 45. Básicamente, estamos hablando de países cuyo progreso esta relacionado con el daño al planeta.

Sucede al revés con los países menos prósperos, cuya calificación no se modifica drásticamente si se tiene en cuenta su impacto ambiental. Paradójicamente, quienes sufren la mayoría de las catástrofes naturales son estos países.

“Como muestra este informe, ningún país del mundo ha logrado un desarrollo humano muy alto sin ejercer una gran presión sobre el planeta. Pero podríamos ser la primera generación en corregirlo”

Achim Steiner, administrador del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

Te puede interesar: “¿Dónde estamos parados a 5 años del Acuerdo de París?”

El 1% de los más ricos del planeta contaminan más del doble que el 50% más  pobre | Ecología | Noticias | El Universo

A 30 años de la creación del Índice de Desarrollo Humano, el PNUD considera que es hora de redefinir el concepto de desarrollo. De por sí, el surgimiento de este índice supuso un quiebre en la manera de medir el progreso. Antes de su creación, las mediciones eran meramente económicas, como por ejemplo a través del PBI.

Desde 1990, el Índice de Desarrollo Humano ha tenido en cuenta la desigualdad de sus sociedades y la brecha de género a la hora de hacer sus cálculos. Con la adición de la cuestión ambiental, el PNUD no busca “señalar con el dedo” a los países, sino motivarlos a tomar decisiones inteligentes en pos del planeta y sus cuidados.

“En el desarrollo no se trata de elegir entre personas o árboles; sino que tenemos que repensar de qué modo progresamos”

Achim Steiner