“Lawfare”: el término que usó Cristina Kirchner para calificar las acusaciones en su contra

El término “Lawfare” es una contracción de law (ley) y warfare (guerra), que refiere a una “guerra jurídica”: el uso del sistema judicial para desacreditar a un adversario político.

Este lunes 2 de diciembre, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner habló durante más de 3 horas frente al Tribunal de Comodoro Py que la investiga por presunta corrupción en la obra pública.

En su declaración, la futura vicepresidenta señaló, como en otras oportunidades, que las acusaciones que pesan en su contra constituyen un caso de “Lawfare“.

Si alguien tenía la duda de la existencia del lawfare, o no sabía de qué se trataba, la lectura que acaba de hacer el señor presidente de este tribunal donde se nos deniega transmitir en vivo y en directo esta audiencia, esto es una clase práctica del lawfare en la Argentina llevado a cabo por este Tribunal“, fue una de las frases de Cristina Fernández que más hizo eco en las redes.

Pero, ¿qué es el “lawfare”?

El término “Lawfare” es una contracción de law (ley) y warfare (guerra), que refiere a una “guerra jurídica”: el uso del sistema judicial para desacreditar a un adversario político.

En otras palabras, nos referimos a la judicialización de la política. La idea del es que distintos actores sociales, desde el Poder Judicial hasta los medios de comunicación, obran juntos en contra de un espacio político, sea este oficialista u opositor.

El origen de este término es de 1975 por los humanitaristas australianos John Carlson y Neville Thomas, quienes criticaron al sistema jurídico occidental, señalando que la búsqueda de la verdad fue sustituida por una especie de “guerra” política llevada adelante en los tribunales.

Si bien en un comienzó se usaba el término para referirse a conflictos internacionales, en la última década el “lawfare” adquirió un nuevo concepto atribuido por políticos latinoamericanos para desestimar las causas por supuesta corrupción. Fue utilizado por Lula da Silva en Brasil y por Rafael Correa en Ecuador.

Esta supuesta guerra judicial contra líderes de movimientos populares tendría como finalidad frenar o anular la carrera política de los ex mandatarios a través de una difamación mediática.

Durante un discurso en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano, el papa afirmó que con la instrumentación del lawfare se persigue “reducir los derechos sociales y promover un sentimiento de antipolítica del que se benefician aquellos que aspiran a ejercer un poder autoritario”.