La Provincia lanza un bono para cancelar deudas con acreedores

El Gobierno de la Provincia anunció ayer el lanzamiento de un bono para cancelar deudas con acreedores por un total de $9.000 millones. Aclaran que no será una “cuasimoneda” de circulación general sino que es instrumento de cancelación de deuda que permitirá dinamizar el sistema económico local.

A través de su cuenta de Twitter, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti anunció ayer el lanzamiento de un bono con el cual la Provincia buscará cancelar deudas que tenga con acreedores hasta el 29 de febrero. El instrumento se lanzará por un total de 9.000 millones de pesos y permitirá “compensar deudas y acreencias y  tendrá un impacto positivo en el sistema económico cordobés”, según Schiaretti.

Según explicó el secretario de Financiamiento de la Provincia, Roque Spidalieri en entrevista con Radio Continental, quien posea el bono: “lo puede usar para su propia cadena de proovedores, como alternativa de inversión o para impuestos que ese propio beneficiario le deba a la Provincia”.

Respecto a la primera alternativa, se aclara que el bono es transferible por lo cual el propietario podrá usarlo como instrumento en su propia cadena de pagos. Su registro en la Caja de Valores será tomado como garantía a la hora de acceder a financiamiento en bancos o mercado de capitales, presentarse a licitaciones, etc.

Te puede interesar: “Confiar”, una plataforma para enfrentar la información falsa sobre el coronavirus.

El bono podrá ser usado como alternativa de inversión según indican desde la Provincia. Al respecto, Spidalieri explicó que la tasa de interés del bono “estará en torno a la tasa Badlar, que es una tasa de referencia económica que se paga para depósitos a plazo fijos superiores al millón de pesos”.

Por último, el bono podrá ser usado para cancelar deudas tributarias con la Provincia. Al respecto, desde la cuenta de Twitter de Schiaretti, se indicó que “esta herramienta permitirá aliviar en algo la gran caída de la recaudación que afecta a las finanzas públicas”.

El bono tendrá tendrá un valor de mercado “muy cercano a su valor de emisión”, según Spidalieri y tendrá un plazo de vigencia de 36 meses, con una tasa de interés equivalente a la Badlar, más un año de gracia.

×