La Marcha al Campo, la iniciativa para el acceso a la tierra

En medio del debate por la toma de tierras en zonas rurales, el proyecto “La Marcha al Campo” surgió de un grupo de diputados. Así, se buscará que las familias puedan acceder a terrenos rurales para producir en ellos y asentarse.

“La Marcha al Campo”, una propuesta que surgió de un grupo de diputados como posible respuesta al debate que gira entorno a la toma de tierras rurales. Así, se propone que las familias puedan asentarse y realizar actividades productivas en tierras fiscales de hasta 150 metros cuadrados, en zonas rurales.

“Es una oportunidad para salir de ese laberinto por arriba”, afirma la diputada María Rosa Martínez, del Frente de Todos, en medio del debate por la toma de tierras. Así, este proyecto de ley se está impulsado en Diputados, con la condición de que las tierras serían cedidas en comodato, o sea que no dejarán de estar en manos del Estado.

Este proyecto tiene que ver con “la posibilidad de repoblar, generar condiciones laborales y mejorar la calidad de vida” de quienes hasta ahora no tienen oportunidades, dijo a Página 12 la diputada María Rosa Martínez, autora de la propuesta. Entorno a este tema, existe un debate sobre el déficit habitacional en distintas zonas del país.

Te puede interesar: “Quemar barbijos no es rebeldía, es egoísmo”

¿En qué consiste el proyecto?

La Marcha al Campo cuenta con 13 artículos en su proyecto, en donde se estipula la promoción y reordenamiento del uso de tierras fiscales en manos del Estado. Esto es para fomentar el establecimiento de personas “argentinas o residentes en nuestro país”.

Entre los objetivos, se apunta a crear empleos genuinos mediante el trabajo de la tierra, fomentando así la economía circular en pequeñas zonas. A la vez, se busca “revertir la migración rural-urbana y fomentar el arraigo del sector rural. Para esto, se cederían tierras de hasta 150 metros cuadrados en comodato a largo plazo. Esto quiere decir, que se haría manteniendo el dominio fiscal y “descartando su transmisión al dominio privado”.

¿Por qué no se pueden comprar las tierras directamente? Porque en otras oportunidades, cuando los terrenos se ceden definitivamente, quienes los heredan terminan vendiéndolos a latifundistas.

“Creemos que las tierras tienen que seguir siendo estatales y mantener su función social como bien púbico, no para acumulación capitalista que destruye el ambiente y se la quita los de menos recursos”, explicó Martínez.

Si el proyecto se pusiera en marcha, los primeros en radicarse serían familias de la misma zona donde haya parcelas disponibles. Posteriormente se considerarían otras familias que puedan trasladarse hacia las zonas que se ofrezcan. Inicialmente, se les dará un primer plazo de comodato por 48 meses “sin subsidios permanentes del Estado” y “con un libre desarrollo de actividades”.

Después de este primer plazo, se crearían “unidades asociativas de producción en la forma de cooperativas agropecuarias” para la posterior comercialización y transporte de mercaderías. Martínez resaltó que hay 12 millones de hectáreas fiscales en zonas rurales de todo el país, por ende cree que el proyecto es viable.

×