Florida: desastre ambiental por un derrame de aguas contaminadas

El gobierno declaró estado de emergencia en la ciudad de Tampa, ordenando su evacuación inmediata. Por lo menos durante dos semanas, se trabajará en el drenaje y arreglo de la falla.

En la ciudad de Tampa, en una planta de fosfato ubicada al sur del territorio, se produjo una filtración de aguas residuales. Esto obligó a muchas casas a evacuar la zona, e incluso se declaró estado de emergencia. La decisión fue tomada por Ron DeSantis, gobernador de Florida. Se trata de una filtración en el muro de contención del depósito de aguas residuales Piney Point, que lleva más de una semana en ese estado.

Hasta ahora, se han filtrado 1,82 millones de metros cúbicos de aguas residuales, lo cual pone en peligro a la ciudad por un posible colapso de pilas de desecho de fosfoyeso, derivadas principalmente de la producción de fertilizantes en la planta. “Evacuen el área AHORA. ¡Colapso inminente de la pila de Piney Point!”, dijeron funcionarios del condado de Manatee tras enviar un comunicado de alerta a los residentes aledaños.

En diálogo con Tampa Bay Times, el secretario del Departamento de la Agencia de Protección Ambiental de Florida, Noah Valenstein dijo que el riesgo es principalmente de salud pública, dejando en segundo plano la cuestión ambiental. Hasta el momento, afirman que el agua del Lago Manatee, principal fuente del condado con el mismo nombre y sede del desastre ambiental, sigue siendo apta para el consumo.

Así, las autoridades intentan drenar el agua contaminada restante del lugar. Esto es para aliviar la presión sobre los muros de contención con fugas y evitar su colapso y una inundación. El mismo es propiedad de una empresa llamada HRK Holdings. Calculan que necesitarán entre 10 y 12 días para denar el agua de manera controlada, a una velocidad de 83 metros cúbicos por minuto.

Compartí la nota