Face App, para repensar el binarismo

El fin de semana, las redes sociales se coparon de imágenes photoshopeadas por una aplicación, a mi entender nada nueva. Ya debés saber de que hablo, te sacás una selfie y dependiendo de lo que elijas te pone barba o rimel y pintura de labios. Quisimos ir un poco más allá, por eso hablamos con la activista trans y psicóloga Celeste Giacchetta.

Por Emi Urouro

La entrevistada se sorprendió al navegar en el inicio de facebook y ver a las personas publicando sus fotografías de Face App, mostrando sus “cambios de género”. Le pedimos su opinión sobre este fenómeno virtual que cobró relevancia hace unos días, y no solo hablamos de la aplicación, sino que nos hizo repensar al binarismo.

El termino nombrado anteriormente, hace referencia al dualismo de género o binario de género, es decir, es la clasificación del sexo y el género en dos formas distintas y complementarias de masculino y femenino. En este modelo, las categorías “sexo”, “género” y “sexualidad” se asumen por defecto como alineadas, esto excluye a la comunidad LGBTQ.

Por ejemplo, a una mujer le corresponde un aspecto femenino, cuerpo y carácter, y debe experimentar atracción por el género masculino, es decir, ser heterosexual. Ante ese concepto, patriarcal y heteronormado, nos pareció fundamental el aporte de Giacchetta.

“Al final tanto rompen los quinotos, y digo quinotos porqué es algo que cualquier género puede tener, en esto de perseguir a las personas que hemos querido transgredir el género asignado a nacer, y sale una App y lo hacen sin problema. Les causa gracia, le dan like, lo comparten y está todo bien”, comentó la comunicadora cordobesa.

Lejos de verlo como hago negativo, lo vio como algo positivo, le pareció bueno que se normalice a través de una tontería como un aplicación, que los cambios de género no son la santa inquisición o algo totalmente descabellado, sino que es algo que una persona decide, siente y ejecuta acorde a eso. Más que llamarlo cambio de género, prefiere decir “exteriorizar el genero autopercibido”.

“Por otro lado, lo que sentí como negativo fue que a pesar de tantos reclamos, tantas persecuciones, confirmamos lo que venimos diciendo las activistas trans, les activistas trans, que la gente nos persigue porque en realidad les encanta, les da mucho morbo, y le gustaría ser una persona trans”, dijo Celeste.

La activista no concuerda con las críticas hacia el uso de Face App, es decir, las que refieren a que simplifica o banaliza el proceso, ya que las personas trans tienen que operarse o sacarse lo pelos de una manera dolorosa, no es tan sencillo como sacarse una foto.

“En ese sentido yo creo que no necesitas ni sacarte los pelos, ni pasar por una terapia dolorosa, ni inyectarte hormonas, ni verte de determinada manera para ser trans o ser una mujer trans (…) eso tiene que ver con los estereotipos, y como uno o una se construye”, profundizó la psicóloga.

Para ejemplificar su postura nos dijo que si una persona trans quiere ser como una mujer, acorde al modelo heterobinario o patriarcal de lo que debe ser una mujer, es decir, linda, operada, sin pelos en las piernas, y hacer dieta, depende de una decisión o deseo personal.

Así mismo, resaltó que esa cuestión no suma al debate de ¿qué es ser mujer?. Para la activista, las mujeres somos distintas, diversas en toda su composición, y que una elije a que patrones o estándares quiere adecuarse.

“Yo creo que eso esta bueno remarcarlo, acá nadie te está pidiendo sacarte la barba para ser una mujer trans, eso es algo que cada una elige y lo procesa a su manera, ese es el debate profundo que debemos dar, es decir, si tanto dolor te causa ¿Por qué o haces?”, planteó Celeste.

Ahora bien ¿Qué define lo que es masculino o femenino?, sobre ese punto, Face App considera que ponerle a la foto, por ejemplo, un ángulo mas cuadrado y barba, sería lo masculino. Ante esa disposición, la activista se pregunta “¿quién dice que las mujeres no tienen barba o no tienen una cara mas cuadrada? ¿Quién ordena que deben tener las cejas depiladas y la nariz respingada?”.

Y es clara al responder, esas dimensiones de lo masculino y lo femenino están determinadas por estándares de belleza, es decir, convenciones a las que no todos los cuerpos acceden, “y los cuerpos que no acceden ¿qué son, nada?”. Más allá de de debatir si esta bien o mal participar de este nuevo reto viral, sería más enriquecedor repensar al binarismo.

×