Estudiantes desaparecidos: el rol clave de la investigación argentina

El 7 de julio, el Equipo de Antropología Argentina Forense (Eaaf) informó sobre la coincidencia genética entre un resto óseo recuperado en el Ejido Cocula y la familia de uno de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, hace seis años. De eso y más hablamos con una de sus profesionales.

(Foto: EFE)

Por Emi Urouro

Actualmente en México, según la cifra oficial, hay 62 mil personas desaparecidas. Esa información nos dio Mercedes Doretti, miembro fundadora y directora para Centro y Norte América del Equipo Argentino de Antropología Forense.

Los avances en la investigación que se esta realizando en este momento, para el caso de los estudiantes desaparecidos, “deberían extenderse a todas esas familias que siguen esperando una respuesta”, dijo la entrevistada.

¿Como continúa ahora el trabajo del Eaaf? Doretti explicó que van a seguir como peritos de los familiares. Además, acompañaran los peritajes que realice la unidad especial de investigación para Ayotzinapa, a cargo de la Fiscalía General de la República.

Vale aclarar, que desde hace un año, Omar Gómez Trejo es el nuevo fiscal que investiga las distintas lineas de la desaparición de estos jóvenes, en el estado de Guerrero.

“Esta identificación esta enmarcada en una investigación muy distinta, con un fiscal que ha despertado la confianza de los familiares, de las organizaciones legales que los representan, y también de nosotros”, comentó la entrevistada.

Te puede interesar: México, importante descubrimiento sobre estudiantes desaparecidos

En esta ocasión, los restos identificados no fueron encontrados en el basurero de Cocula, como sostenía la versión oficial de las autoridades en el 2014. En ese sentido, nos recordó que cuando desaparecieron estos jóvenes, las autoridades sostenían que habían sido todo incinerados en dicho basurero.

El nuevo hallazgo se produjo a cerca de un kilómetro de ese lugar. La investigadora lamentó que todos los restos estén severamente fragmentados, son fragmentos muy chiquitos desparramados en un radio de 200 metros. Además, explicó que la mayoría de ellos presenta signos de haber sido expuestos a altas temperaturas.

¿Cuál fue el rol del equipo argentino en esta última identificación? “Consistió en analizar con peritos de la fiscalía general de la república, como peritos de los familiares, todo los restos que se habían encontrado en la barranca de la carnicería, ejido Cocula -Estado de Guerrero-, se trata de un poco mas de 130 restos”, profundizó Doretti.

Así mismo, comentó que la mayoría de los restos son indeterminados, en cuanto a poder saber si corresponden a fragmentos de huesos humanos o de animales no humano.

Hasta el momento, 32 de ellos fueron identificados como humanos. Entre estos, había dos fragmentos que no mostraban alteración térmica o exposición a altas temperaturas.

Junto con otro fragmento, fueron estos tres elementos los seleccionados para mandar al Laboratorio de Genética de la Universidad de Medicina de Innsbruck, en Austria, para la extracción de ADN.

El Eaaf acompañó al fiscal y a peritos oficiales al centro universitario, para entregar estas muestras. Luego analizó estos resultados y produjo un informe genético complementario.

Con cálculos estadísticos adicionales sobre probabilidad de parentesco y genética poblacional obtuvieron un porcentaje de parentesco superior al 99,99%, teniendo en cuenta las variables estadísticas aplicables a este caso.

El equipo argentino, no solo trabajó en la identificación de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, además participó en la notificación de estos resultados a la familia de joven.

El Eaaf guardó el sigilo de estos resultados, hasta poder hablar con la familia, y que no se enteraran -como en otras ocasiones- por la prensa. Quisieron cuidar la privacidad, la confidencialidad, y el acceso a toda la información disponible que tienen sobre su hijo.

Es importante recordar que si bien esta identificación es un avance muy importante en nuevas lineas de investigación de este caso, la profesional sabe que también es extremadamente doloroso para cada familia, en este caso, para la de Christian.

“No los estamos encontrando vivos, sino que estamos encontrando fragmentos dispersos en medio de campos. Esta no es la manera en que nadie quisiera encontrar a un hijo desaparecido”, señaló la entrevistada.

Por último, agregó que es un avance importante hacia la verdad y la justicia, pero también tenemos que recordar que es un enorme dolor para las familias de estos jóvenes.

×