En España, los trabajadores de Glovo son empleados

Tras un fallo en la Justicia española, los trabajadores de Glovo serán considerados empleados y no autónomos. Así, podrán exigir contratos de trabajo y otros beneficios. Esta decisión se extiende a repartidores de otras plataformas.

Para los que no lo sabían, la empresa de repartos Glovo es de origen catalán. Así, las decisiones que tome la Justicia española en torno a ella serán determinantes. En este sentido, el Tribunal Supremo español determinó hoy que los trabajadores de Glovo no son autónomos, sino más bien empleados.

¿Cuáles son las razones para declarar esta distinción? Según el Tribunal Supremo, Glovo “presta servicios de recadería y mensajería fijando las condiciones esenciales para la prestación de dicho servicio. Y es titular de los activos esenciales para la realización de la actividad”.

A la vez, consideran que la empresa “se sirve de repartidores que no disponen de una organización empresarial propia y autónoma, los cuales prestan su servicio insertados en la organización de trabajo del empleador”. De esta manera, considerarlos como empleados les daría la posibilidad de exigir contratos y otros beneficios.

¿Por qué es importante pensar este caso si somos argentinos? Porque Glovo también agrupa a cientos de trabajadores en nuestro país, además de otras apps como Pedidos Ya o Rappi. Dadas las reiteradas marchas y reclamos por la precariedad de su labor, cabría pensar en lo que pasa en el país europeo. ¿Conviene ser empleado o ser autónomo? las opiniones son diversas.

Te puede interesar: “Otro trabajador de reparto que murió por la precarización”

Las plataformas de 'delivery' piden una regulación como la francesa para  los 'riders'

¿Qué dice la empresa al respecto?

A raíz de esto, desde la empresa aseguraron que funcionan como un mero intermediario entre quienes comercializan sus productos a través de la app y quienes los reparten. Sin embargo, con el correr de los años, los repartidores y repartidoras piden constantemente ser reconocidos como personal asalariado. Con esto, solicitan los derechos correspondientes, como bajas por enfermedad y vacaciones pagadas.

“Glovo cree firmemente que esta regulación debe ser promovida en base al diálogo entre todos los actores interesados”, afirmaron desde la empresa. De esta manera, se manifiestan respetuosos de la decisión de la Justicia, pero solicitan un marco reglamentario por parte de la misma.

Glovo fue fundada por Óscar Pierre, quien visitó nuestro país el año pasado y se reunió con el ex presidente Mauricio Macri. En aquella oportunidad, fue entrevistado por el diario La Nación y explicó su visión sobre la forma de trabajar de su empresa. En su explicación, mencionó lo que él considera como una contra a la hora de que los repartidores y repartidoras sean empleados y no autónomos.

“Nosotros tenemos tres tipos de perfiles de glovers: el que se queda sin trabajo y mientras busca empleo está con nosotros o con otras plataformas en forma casi full time. Otro perfil es el estudiante que trabaja diez horas el fin de semana. Y un tercero es un trabajador que utiliza Glovo para hacer un extra”, detalló Pierre.

Así, aseguró que “si se quiere laboralizar este modelo, te terminas cargando los dos últimos perfiles, a los que quieren un ingreso con flexibilidad y libertad, y que con un contrato laboral no podrían tenerlo. Estoy convencido de que el futuro marcha hacia eso, hacia un mundo laboral más flexible”.

Las posturas son diversas en este debate: la cuestión de ser empleados o autónomos sigue dando vueltas en varios países. Pero España ya decidió: los repartidores de las apps son empleados. Ahora restará debatir sobre otra cuestión: ¿empleados precarizados o con derechos reales?

×