En el Día del Médico, pasamos un rato en el aula

Feliz día queridos médicos, aunque toleren jornadas larguísimas por un salario que no es acorde. Porque desde que están en la facultad, saben lo que les espera e igualmente continúan.

Desde René Favaloro hasta Rebeca Gerchsman, pasando por todos esos estudiantes que se preparan para ser profesionales de la salud. A todos ellos hoy les toca festejar su día, aunque la lucha en Argentina por un trabajo digno todavía los llame.

Escuchamos a los residentes en CABA manifestarse por su salario, el cual no coincide ni por asomo con las horas que le dedican a la profesión. Ahora, El Resaltador conversó con estudiantes cordobeses de medicina.

“Creo que el rol social que cumple un médico es el de brindar un servicio de bienestar para la persona. Según la OMS, el concepto de salud engloba bienestar biopsicosocial, el cual no solo incluye curar el cuerpo sino acompañar en todos los aspectos. El curar es además poder escuchar, acompañar y contener al paciente“, piensa Agostina, a cuatro materias de terminar su carrera.

En cuanto a la situación de precarización laboral que se sufre en esta profesión, todos los estudiantes coinciden en que no se valora la tarea del médico. Si bien ninguno de ellos realiza la residencia por el momento, no conciben que el salario sea ese ni tampoco las condiciones de trabajo en las que se desempeñan.

Me da mucha bronca pensar que estoy estudiando esta carrera conociendo las condiciones de precarización laboral que hay. Pero porque es lo que me gusta, no voy a dejar de hacerlo“, reflexiona Victoria, alumna de la UCC en Córdoba.

Sin embargo, todos los estudiantes entrevistados coinciden en que a pesar de tanta precarización y falta de reconocimiento, jamás dejarían la carrera que eligieron con el fin de cuidar a las personas con suma vocación.

“Me parece que la precarización laboral en el área médica es algo por lo que los funcionarios deberían luchar, ya que desde el ejercicio de la medicina se garantiza el acceso a la salud y muchas veces pública y gratuita. La salud no solo es un derecho de las personas, también hay personas detrás que trabajan para que todo eso se logre y muchas veces no se las valora“, sentencia Victoria al respecto.

Por otra parte, también preocupa el rol del Estado en este sector, debido a que la falta de insumos que asecha nuestro país no solo atenta contra la calidad del trabajo médico, sino contra la experiencia del paciente a la hora de acudir a un centro de salud.

Por Carmela Laucirica