En el 2018 el 6% de los femicidios fue cometidos por agentes de seguridad

Actualizado: 15 septiembre, 2019

Según un informe elaborada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), en el 2018 se registraron 278 femicidios, se estima que 18 casos fueron cometidos por miembros de una fuerza de seguridad o defensa, ya sea nacional, provincial o local. Es decir que de un total de 276 femicidas acusados, un 6,5% formaba parte estos servicios.

Es importante resaltar que la CSJN entiende que la cifra presentada puede ser inferior a la que se conoce por otros observatorios de violencia de género, que revelan medios periodísticos. Esto sucede porque en una parte de los casos de femicidio, no se especifica la ocupación del femicida. Es decir, esa categoría aparece como sin datos en los registros del sistema judicial.

Es pertinente recordar que la Corte entiende como femicidio a la muerte violenta de mujeres por razones de género, ya sea que tenga lugar dentro de la familia, unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal; en la comunidad, por parte de cualquier persona, o que sea perpetrada o tolerada por el Estado y sus agentes, por acción u omisión.

Bajo esa categoría jurídica, registraron durante el año pasado 61 casos cometidos con armas de fuego. De ese total, 11 estaban reglamentadas, esto significa que pertenecían a las fuerzas de seguridad. Si bien, no representan la mayoría de los femicidios, que un 18% de estos crímenes hayan sido perpetrados por armas reglamentarias, llama a repensar el acceso de hombres violentos a puestos de seguridad.

Que varones agresivos no formen parte de la policía u otras fuerzas similares, es indispensable. Y tiene un correlato con la ley, ya que en el año 2012, el Ministerio de Seguridad  de la Nación, implementó la resolución 1515/2012, para que todo agente acusado de violencia de género deje su arma reglamentaria en el trabajo, siempre y cuando  exista una medida preventiva dispuesta por la justicia.

Para concluir, debemos recordar que desde el 1 de enero hasta el 31 de julio, se registraron 155 femicidios, según el informe elaborado por el Defensor del Pueblo de la Nación. Bueno Aires tiene el número más alto, los datos arrojan 62 víctimas de violencia machista; y Córdoba ocupa el segundo lugar, con 14 femicidios. 

Si bien las denuncias por violencia machista han aumentado, los casos siguen sonando en los medios. El Estado debería declarar la Emergencia Contra la Violencia de Género, reclamada por las organizaciones feministas, y necesaria para contar con políticas públicas para disminuir esas cifras.

Por Emi Urouro

Compartí la nota