El primer satélite universitario argentino pasará de ser “proyecto” a una realidad

El “CubeSat”, como es categorizado, se transformará en el primer satélite universitario argentino de esta nueva generación en entrar en órbita alrededor de la Tierra.

El satélite tipo “CubeSat”, desarrollado por la UNLP, hará demostraciones de técnicas con GNSS, usadas en estudios atmosféricos y del suelo.

La Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) avanza en el desarrollo de un pequeño instrumento de la categoría denominada CubeSat. La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) cuenta con 6 satélites en órbita, este proyecto será el primero de la generación realizado íntegramente en el ámbito de una universidad. Su primera misión consistirá en la demostración de técnicas con GNSS, usadas en estudios atmosféricos y del suelo.

En agosto de 2020 finalizó la convocatoria donde se recibieron 24 propuestas y, de ellas, se determinaron cinco misiones preseleccionadas. El proyecto “Satélite Universitario” busca desarrollar 5 pequeños satélites de la categoría denominada “CubeSat”, con un máximo de 20 kg.

La elaboración del nanosatélites demandará una inversión de unos 50 mil dólares. Según explicaron, 20 mil serán financiados con fondos propios del CTA, mientras que los 30 mil restantes serán aportados con un crédito del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación.

Te puede interesar: Más líderes del mundo se suman al pedido de liberar las patentes

El objetivo de esta iniciativa es la realización del diseño, construcción, ensayos e integración de satélites pequeños (SmallSats) en instalaciones de la universidad y, en paralelo, la formación de recursos humanos en relación a las tecnologías espaciales.

El primer satélite utilizará Tecnológica de GNSS-RO y GNSS-R. La radio-ocultación GNSS (GNSS-RO) es una de las técnicas más utilizadas en estudios atmosféricos, tanto en la región neutra como en la ionósfera.

La coordinadora del programa, Sonia Botta, explicó que “es de especial interés para nuestros científicos medir la humedad del suelo y la cobertura de vegetación con esta técnica” y añadió que “la validez del uso de GNSS-R para obtener la cobertura de vegetación aún no se ha demostrado, y es uno de los objetivos secundarios”.

Tenemos capacidad técnica y humana, que es lo principal; necesitamos gestionar y organizar para llevarlo adelante apostando al desarrollo de la soberanía espacial”, concluyó.

Fuente: Télam.

Compartí la nota