Denuncian “matonerismo e impunidad sojera en el norte de Córdoba”

Denuncian “matonerismo e impunidad sojera en el norte de Córdoba”

Productores agrícolas de Ischillín fumigaron a tan solo 10 metros de la casa del doctor del pueblo. Cuando éste denunció la situación, fue amenazado por los empresarios.

El hecho ocurrió en la zona de Avellaneda del departamento de Ischillín, ubicado en el norte cordobés y fue denunciado por el médico del pueblo, el doctor Oscar Mugas.

Sucede que en septiembre comienza la temporada más intensa de fumigaciones en Argentina y se realiza lo que llaman “barbecho químico”. Se trata de un proceso donde los productores sojeros buscan eliminar todas la vegetación de los lotes, aplicar una vasta cantidad de agroquímicos y así dejar un lote “limpio” para sembrar soja o maíz.

Te puede interesar: Avanza el juicio por fumigaciones en Dique Chico.

Fue en este contexto que, el pasado 20 de septiembre, el doctor Mugas dio aviso al área de Inspección y Controles del Ministerio de Agricultura por fumigaciones irregulares a solo 10 metros de su casa.

Según describe un comunicado difundido por el doctor de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, Medardo Ávila, los hermanos Mateos “fumigaron sin consideración a la familia del médico del pueblo (Dr. Oscar Mugas) generando síntomas de irritación aguda y malestar físico y neurológico en sus miembros”.

Los inspectores encontraron varias irregularidades y aplicaron sanciones a los hermanos Mateos. Al otro día estos jóvenes empresarios se apersonaron en el domicilio del médico para “insultarlo y amenazarlo con quemarle la casa, incluso le exigieron que se fuera a vivir a la ciudad”.

“La familia Mugas sufrió violencia inicialmente con la fumigación con agrotóxicos, y luego recibió más violencia social por parte de los agresores químicos que ahora los amenazan impunemente”, relata el mensaje del doctor Ávila.

El caso ya se encuentra en manos de la justicia y los fiscales, informados de la situación. “Lo que falta es que se sepa, que porque tengas dinero NO podes hacer lo que quieras con la salud y el ambiente de todos”, concluye el escrito.