Coronavirus: reclaman mejores condiciones en las cárceles de Córdoba

Es sabido que en las cárceles de Córdoba -al igual que en las del resto del país- las y los detenidos viven en pésimas condiciones de hacinamiento e higiene y mala atención de salud. Todos estos factores son, por supuesto, potenciales propagadores del virus.

La semana pasada se llevaron a cabo nuevas manifestaciones de familiares de presos y presas de Córdoba, por la mala gestión en las cárceles en cuanto a la emergencia sanitaria. Desde el comienzo de la pandemia, distintas organizaciones advirtieron que esto sucedería pero jamás hubo medidas que realmente previnieran este problema.

Es sabido que en las cárceles de Córdoba -al igual que en las del resto del país- las y los detenidos viven en pésimas condiciones de hacinamiento e higiene y mala atención sanitaria. Todos estos factores son, por supuesto, potenciales propagadores del virus.

En diálogo con EL RESALTADOR en Radio Nacional, la abogada Victoria Siloff contó acerca de esta situación: “Todos coinciden en que está ingresando muchísima gente, sobre todo en la UCA. Cuando ingresan dicen que les hacen un hisopado y luego los trasladan a algún pabellón, pero adentro no les están dando elementos de desinfección. Con suerte una vez a la semana pero que obviamente no alcanza para limpiar todos los pabellones“.

Además, dijo que “no les permiten usar babijos” por cuestiones de “seguridad“, para que les puedan ver los rostros. Otro problema es que durante muchas horas -y a veces días- el agua está cortada. Entonces tienen que “rebuscarselas juntando en el momento que sí tienen acceso al agua”.

Te puede interesar: “Denuncian “fuerte presencia” policial en la manifestación de ATE”

Vale destacar que desde hace seis meses se cortaron las visitas en las cárceles y que la comunicación es escaza. La abogada resaltó que esta situación es denunciada por las familias que logran hablar con los detenidos porque desde la Provincia no dan respuestas.

Otra situación preocupante, según destacó Siloff, es que cuando manifiestan sintomas no les hacen un hisopado ni tampoco los aislan. Lo que es peor, los mantienen a todos juntos porque hay un “hacinamiento terrible“.

En un pabellón como el amarillo hay aproximadamente 100 personas que están durmiendo dos en una cama o algunos en el piso porque no hay lugar. Sabemos que el hacinamiento es algo que hay que evitar para evitar la propagación. Obviamente el personal del servicio penitenciario también está expuesto, también está asustado por esto que está pasando“, señaló.

Y continuó: “Algunas veces le dan un paracetamol cuando presentan sintomas y ni si quiera se los entrega un médico luego de revisarlo sino que directamente mismos empleados del servicio penitenciario“.

Actualmente, hay al menos 4 casos confirmados de COVID-19 en el Penal de Bouwer, 8 en la Unidad de Contención del Aprehendido (UCA) y al menos 44 en el Penal de Río Cuarto.

×