Brecha laboral de género: no sólo se trata de salarios

Brecha laboral de género: no sólo se trata de salarios

La diferencia entre los salarios de hombres y mujeres es una de las variables más notables en la brecha de género. Si se tiene en cuenta el promedio de ingresos totales se observa que los varones ganan un 29% más respecto a las mujeres en Argentina. Sin embargo, esta no es la única desigualdad a la que deben sobreponerse las mujeres en ámbitos laborales. 

Según el Boletín de Estadísticas de Género del año 2017 creado por Instituto Nacional de las Mujeres en Argentina los varones ganan un 29% más respecto a las mujeres. Uno de los factores claves para la diferencia es el tiempo que dedican las mujeres al trabajo doméstico no remunerado. Por ejemplo, al analizar la población “inactiva” se observa que el 25,4% de las mujeres se dedican al trabajo no remunerado y a tareas de cuidado, en tanto sólo el 3,9% de los varones declara estar en la misma situación

Para el total nacional, la cantidad de horas dedicadas en promedio al trabajo doméstico no remunerado por parte de las mujeres, casi duplica la dedicada por los varones a las mismas tareas y esta diferencia se repite más allá de los diferentes cruces. En línea con lo antedicho, a medida que aumenta la cantidad de horas dedicadas por las mujeres al trabajo remunerado, disminuye la cantidad de horas dedicadas al trabajo no remunerado. Los varones no registran cambios en la cantidad de horas dedicadas al trabajo no remunerado en relación a la cantidad que trabajan remuneradamente.

El techo de cristal puede entenderse como una metáfora de la violencia simbólica que padecen las mujeres en el mundo del trabajo. En este sentido también, se relaciona la inserción laboral de las mujeres que estudian carreras de grado. Según un artículo de UNC Ciencia, las mujeres se reciben mayoritariamente de carreras de grado pero aún así no son mayoría en los cargos directivos ni académicos más altos. Del total de estudiantes de grado de la UNC (118.949), el 62,1% son mujeres (73.849), y el 37,9%, varones (45.100). Inclusive para aquellos que dudan del desempeño intelectual de las mujeres, se observa que las mujeres presentan mejor promedio general que los varones al finalizar su carrera de grado: 7,35 y 7,28 respectivamente (sin aplazos); 6,79, y 6,62 (con aplazos). 

Por otro lado, según un estudio realizado en 2018 por la organización Grant Thornton, a nivel global, reveló que más negocios cuentan hoy con al menos una mujer en el equipo de alta dirección, pero la proporción de mujeres en los equipos se redujo. Además en Argentina sólo el 23% de los puestos directivos están en manos de mujeres.