Asambleas de Córdoba sobre la explotación minera: “nosotres estamos a tiempo”

Asambleas ambientales y vecinales de Córdoba difundieron un comunicado informando sobre la situación del extractivismo en la provincia.

El conflicto en Mendoza por la reforma de la Ley N° 7722 puso aún más en agenda la problemática que genera la explotación minera en torno a la salud socio-ambiental. En este marco, distintas asambleas vecinales y ambientales de Córdoba elevaron un comunicado advirtiendo que aún “estamos a tiempo”.

Te puede interesar: Megaminería en Mendoza: pese a los reclamos, se promulgó la reforma de la Ley 7722.

La explotación minera en Sierras Chicas y el desmedido crecimiento de emprendimientos inmobiliarios, están descontrolados“, comienza diciendo el mensaje. A su vez, enumera una serie de consecuencias: destrucción del bosque nativo, afectación de las cuencas, sitios ancenstrales y bienes comunes, como así también pobreza “silenciada por los medios de comunicación”.

Las asambleas destacan como responsables a los sectores económicos y políticos que actúan en complicidad para habilitar emprendimientos extractivistas.

En la actualidad estamos sobrepasados. No hay límites. No hay controles. No hay estudios de impacto ambiental serios y las audiencias públicas son fraudulentas y no tienen en cuenta el querer de los pueblos. Las canteras y la proliferación de emprendimientos inmobiliarios en Sierras Chicas están afectando el bosque nativo, cuencas y bienes comunes, avanzando sobre el territorio ancestral de nuestras primeras comunidades”, explicaron.

En tanto, sostienen que “las asambleas son la construcción política que puede transitar esta etapa hacia una emancipación de este oprobio. Vamos a defender nuestro territorio y lo que es nuestro. Aquí nos encontrarán.

Leé el comunicado completo de las asambleas.

Nosotres estamos a tiempo

“La explotación minera en Sierras Chicas y el desmedido crecimiento de emprendimientos inmobiliarios, están descontrolados. Están expoliando la montaña haciendo retroceder el bosque nativo, afectando nuestras cuencas y atacando de manera desenfrenada sitios ancestrales y bienes comunes. El gran responsable es el sector político que circunstancialmente y por un tiempo determinado está a cargo del gobierno de la Provincia. Desde 1999 se formalizó una alianza estratégica en base a la cual se extraen y depredan los bienes comunes, se los convierte en dinero y se los concentra en muy pocas manos.

Las partes: los sectores económicos y el sector de poder político que gobierna. Esto desató índices de pobreza e indigencia en la provincia cuyos datos están silenciados por los medios de comunicación masivos locales. Decimos que se formalizó, porque fue a través de la reforma de la Constitución de Córdoba y las Leyes de Reforma del Estado (en donde participó todo el arco político de la provincia) que se modificó la superestructura legal existente, poniendo en papel el proceso que traía algo más de 26 años. En ese camino las dos herramientas del estado utilizadas fueron la Secretaría de Minería y la Secretaría de Ambiente (antes Agencia Córdoba Ambiente). Este panorama hizo que las autorizaciones a estos emprendimientos carecieran de los resguardos mínimos a la salud y el ambiente. Cuando las autorizaciones a la explotación minera se fueron venciendo la Secretaría de Minería no encontró nada mejor que utilizar la palabra “actualización”. Encontró un vacío legal y lo profundizó cual cárcava interminable. Se pasó por etapas de autorizaciones sin estudios de impacto ambiental, etapas con estudio de impacto ambiental y ahora con estudio de impacto ambiental y audiencias públicas (amañadas ilegales y nulas).

Por su parte, la Secretaría de Ambiente, en connivencia con las autoridades locales, sigue aprobando con absoluta impunidad urbanizaciones en ZONAS ROJAS de bosque nativo.

En la actualidad estamos sobrepasados. No hay límites. No hay controles. No hay estudios de impacto ambiental serios y las audiencias públicas son fraudulentas y no tienen en cuenta el querer de los pueblos. Las canteras y la proliferación de emprendimientos inmobiliarios en Sierras Chicas están afectando el bosque nativo, cuencas y bienes comunes, avanzando sobre el territorio ancestral de nuestras primeras comunidades. No puede haber un estado fuerte que controle cuando la participación del privado es determinante. En Córdoba el neoliberalismo fue llevado a un nivel que ni la década menemista, la alianza ni el gobierno de Macri se atrevieron a llevar. Hay que disputar el poder del estado provincial, municipal y comunal. Los intendentes y jefes comunales están mimetizados con este panorama. Las asambleas son la construcción política que puede transitar esta etapa hacia una emancipación de este oprobio. Vamos a defender nuestro territorio y lo que es nuestro. Aquí nos encontrarán.

LAS SIERRAS NO SE TOCAN

Por Cristian Dominguez

×