Argentina y una jornada laboral muy alta

Argentina y una jornada laboral muy alta

Actualmente, nuestro país cuenta con una jornada laboral legal de 48 horas semanales. Esta cifra se posiciona como una de las más altas en el mundo.

La jornada laboral legal establece el límite de horas que una persona puede trabajar semanalmente, a cambio de un salario. Esta jornada es reglamentada por país, y en el caso de Argentina, hablamos de 48 horas semanales.

Según recopiló Chequeado, esta cifra se posiciona como una de las más altas en el mundo. Tener una jornada laboral legal de 48 horas semanales, implica trabajar turnos de 8 horas durante 6 días a la semana. Esto sería si se dividieran las horas equitativamente, lo cual no siempre es así.

Esta jornada se asemeja a la de países como Bolivia, Paraguay, Perú y Uruguay. Según un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), América Latina, el sur de Asia y parte de África tienen las jornadas más largas del mundo.

Por otro lado, existen jornadas laborales legales de menos de 40 horas. Esto se puede ver en países como Francia, Dinamarca o Australia. En cambio, países como Irán o Estados Unidos no tienen un límite reglamentado por ley.

Sin embargo, según datos de la OIT, los países con menor cantidad de horas trabajadas -un promedio de 34 horas semanales– son Holanda, Austalia, Noruega y Dinamarca. En contraste, México, Mongolia y Pakistan tienen las jornadas más extensas con 50 horas semanales promedio.

A pesar de que Argentina registró una jornada promedio de 38 horas en este estudio, la cual está por debajo de la legal, sigue siendo una de las más altas del mundo. Esto se debe a que más del 50% de los empleados trabajan más de 40 horas semanales.

A nivel mundial, más del 60% de los trabajadores tienen jornadas de más de 40 horas semanales. En cuanto a la distinción entre mujeres y hombres, la jornada es de 36 contra 41 horas semanales respectivamente.

En definitiva, países con mejor desarrollo como Australia o Dinamarca registran jornadas laborales más cortas que los países menos desarrollados. Según los expertos, esto se debe a que la economía es más productiva en los primeros países nombrados.

Por Carmela Laucirica