Argentina inicia un camino para erradicar los microplásticos

El pasado 30 de noviembre se sancionó una ley que prohíbe la comercialización e importación de productos de higiene personal o cosmética que contengan microesferas plásticas añadidas (microplásticos).

Todavía falta un montón, pero parece que las cuestiones ambientales están logrando hacerse un lugar en la agenda de nuestro país. Tal es así, que el pasado 30 de noviembre se aprobó una ley poco difundida pero muy importante para el planeta. Se trata de una normativa que prohíbe la comercialización e importación de productos de higiene personal o cosmética que contengan microesferas plásticas añadidas (microplásticos).

Exfoliantes, pastas dentales, labiales, enjuagues bucales y demás. Todos estos productos y otros tantos contienen en su composición microplásticos añadidos intencionalmente. Estos son de tipo primario, dado que los microplásticos de tipo secundario están conformados por envases, bolsas o botellas que se degradan y se fragmentan en pedazos menores a 5 milímetros.

El proyecto fue impulsado por el Círculo de Políticas Ambientales, en conjunto con el entonces diputado Juan Carlos Villalonga. Desde la sanción de la ley, que fue en noviembre del año pasado, la industria tiene dos años para adaptarse. La implementación estará a cargo de ANMAT, que definirá qué productos se comercializan y qué productos no.

En ciertos casos, los productos no aclaran en sus envases que tienen microperlas añadidas o microplásticos. En cambio, mencionan componentes como polietileno o polipropileno, que para el caso vienen a ser equivalentes.

Te puede interesar: “Por debajo de la mesa, la Corte de Catamarca cede ante la megaminería”

Adiós a las microesferas de plástico en los cosméticos — Cuaderno de  Cultura Científica
Las microesferas plásticas son añadidas intencionalmente en productos de cosmética
para un fin concreto

El triple impacto de los microplásticos

La presencia de los microplásticos en los productos que usamos para maquillarnos, higienizarnos o cuidar nuestra piel generan un triple impacto en nuestra salud y en el ambiente.

Por un lado, estamos poniendo estas microperlas en nuestra piel y nuestra cavidad bucal, incluso en zonas delicadas como el contorno de los ojos. De este modo, un producto que no es natural se pone en contacto con nuestro cuerpo.

Pero esa no es la única forma, dado que al enjuagar estos productos llevamos parte de ellos a las cañerías y posteriormente a los mares y océanos. La cadena no termina ahí, porque en el mar están los animales que consumirán esos microplásticos, y luego algunos de nosotros pescaremos y consumiremos esos animales.

Finalmente, estamos hablando de polímeros que son sólidos e insolubles, por ende quedan en nuestros ecosistemas por años y años. Esto es como un circulo vicioso, el cual puede cortarse -al menos parcialmente- con la implementación de esta nueva ley.

También te puede interesar: “Presentaron en Río Negro una Iniciativa Popular para prohibir la minería metalífera”

La industria cosmética 'borra' las micropartículas plásticas en sus  productos