Argentina: El uso de toallitas y tampones genera 132 mil toneladas al año de basura no reciclable

Actualizado: 15 septiembre, 2019

En Argentina el desecho de toallitas y tampones genera 132 mil toneladas al año de basura no reciclable, según información difundida por la agrupación feminista Ecofeminita. Esa cifra es uno de los motivos por el cual promueven el uso de la copa menstrual, a través de la campaña MenstruAcción. 

“El 60% de la composición de estos productos es pasta fluff, obtenida a partir del monocultivo de una especie de pino para lo que se desmonta selva nativa”, explica la publicación de la organización feminista.  El posteo se hizo en referencia a los incendios en amazona, y a la deforestación indiscriminada de la región.

Ecofeminita trabaja sobre la menstruación, desde al año 2017. Por medio de la campaña “MenstruAcción” invitan a donar productos para la salud menstrual, recolectan información sobre el costo mensual de las mujeres que menstrúan y  recientemente comenzaron a generar material educativo sobre el tema.

Te puede interesar: Campaña MenstruAcción para concientizar sobre menstruación y sus costos

Es importante recordar, que en julio del corriente,una investigación científica publicada en la revista médica Lancet,  concluyó que el uso de la copa menstrual es seguro y eficaz, durante la menstruación. El documento se basa en el análisis de 43 estudios del tema, y 3.319 entrevistas a mujeres.

El estudio reveló que el 70% de las entrevistadas prefieren el uso de la copa menstrual, durante los días de la regla, antes que el uso de tampones y toallitas higiénicas. Y se comprobó la efectividad del sistema, respecto a las posibles fugas de fluido y a los efectos adversos, como problemas con la microflora vaginal y las abrasiones vaginales.

Quienes defienden el uso de la copa menstrual, muchas veces refieren al gasto mensual que genera comprar toallas y tampones. Ahora también puede apelarse al cuidado del medio ambiente, ya que generar 132 mil toneladas al año de basura no reciclable por el uso de toallitas y tampones, no puede ser sostenible para el ecosistema. 

Por Emi Urouro

Compartí la nota