6 de febrero, día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina

El Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina -6 de febrero-  tiene como objetivo denunciar los efectos de la extirpación total o parcial de tejido de los órganos genitales femeninos -particularmente del clítoris-, dicha práctica se realiza para eliminar el placer sexual en las mujeres, partiendo de razones culturales, religiosas o cualquier otro motivo no médico. 

ilustración Stefania González

¿Por qué eligieron esta fecha? La subcomisión de Derechos Humanos de la ONU adoptó el 6 de febrero, debido a que en el año 2003, en esa fecha, Stella Obasanjo, primera dama de Nigeria y portavoz de la Campaña contra la Mutilación Genital Femenina (MGF), emitió una declaración oficial sobre “Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina” en África.

Según un informe emitido por la Organización Mundial de la Salud, la MGF es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas. Siguiendo esa línea, la OMS exhorta vivamente a los profesionales de la salud a abstenerse de efectuar tales intervenciones.

Ahora bien, ¿Dónde se realiza esa práctica que violenta a las mujeres? Principalmente en 30 países países de África Subsahariana, en Asia (Indonesia), y  en Oriente Medio (Kurdistán iraquí y Yemen).

Es fundamental resaltar que ninguna religión contempla esta práctica como obligatoria, pero es habitual en muchos grupos religiosos como cristianos, musulmanes y animistas.

Según el informe de la OMS -basado en datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia más de 200 millones de mujeres y niñas vivas actualmente han sido objeto de la MGF en los países donde se concentra esta práctica.

“De esos 200 millones, más de la mitad viven en tres países: Egipto, Etiopía e Indonesia. La práctica está casi generalizada en Djibouti, Guinea y Somalia, donde más del 90% de las mujeres y las niñas son víctimas de alguna forma de ablación o mutilación genital”, puede leerse en el texto de Unicef del año 2019.

Es pertinente resaltar que los procedimientos de mutilación genital se practican en la mayoría de los casos en la infancia, en algún momento entre la lactancia y la adolescencia, y ocasionalmente en la edad adulta.

La MGF no genera ningún beneficio para la salud solo daños. Algunas consecuencias inmediatas son dolor intenso, hemorragia, infecciones como el tétanos. En cuanto a las consecuencias a largo plazo podemos nombrar menstruaciones dolorosas, coito doloroso, necesidad de nuevas intervenciones quirúrgicas.

Se calcula que cada año más de tres millones de niñas corren el riesgo de sufrir una mutilación genital, según cifras de Unicef del año 2016.

¿Qué hacen las organizaciones internacionales para eliminar la MGF? UNICEF y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, por ejemplo, dirigen un programa mundial para erradicar la ablación genital femenina llamado “Acelerando el Cambio”.

“El programa promueve políticas y leyes de tolerancia cero, al tiempo que trabaja con los profesionales de la salud para eliminar la mutilación genital y asistir a las mujeres y niñas que han sido sometidas al procedimiento“, explica el texto del organismo de Naciones Unidas.

Por último, debemos resaltar que a menos que se acelere la acción para poner fin a la mutilación genital femenina, se estima que otras 68 millones de niñas habrán sido afectadas para 2030.

Por Emi Urouro

×