1 muerte cada 40 horas en manos de la policía bonaerense, en junio

La cifra se desprende de un informe de la Comisión Provincial de la Memoria de Buenos Aires. Indican que la fuerza de seguridad bonaerense actúa en pandemia “con un despliegue de la fuerza policial en el territorio que ha profundizado sus prácticas habituales”.

El viernes pasado, la policía fusiló a Lucas Nahuel Verón (foto: CPM)

La Comisión Provincial de la Memoria (CPM) de Buenos Aires denuncia que durante junio, hubo 1 muerte cada 40 horas a manos de la policía bonaerense. Teniendo en cuenta sólo caso visibilizados a través de los medios, contabilizan 18 víctimas.

También te puede interesar: La fobia de los cuerpos pobres

Desde CPM, realizaron una gacetilla en donde visibilizaron el caso de Lucas Nahuel Verón en La Matanza, asesinado en su cumpleaños de 18 años. Además, denunciaron la muerte de Raúl Dávila de 22 años, quien murió en un incendio en una comisaría de Chascomús.

Estos casos se suman a los de Fernando Leguizamón quien era mecánico, tenía 31 años y cinco hijos. Una pareja de policías vestidos de civil (Rodrigo Valdez y Natalia Zuleta) confundieron a Leguizamón con un ladrón y, en un altercado, lo mataron.

Estas son algunas de las 18 víctimas que fallecieron a mano de la bonaerense en junio. 1 muerte cada 40 horas en manos de la policía bonaerense en un mes.

El comunicado de la Comisión Provincial de la Memoria

Desde la CPM, indican que: “Resulta imperioso que en estos y cada uno de los casos de asesinatos que involucren a agentes de la policía bonaerense, la justicia garantice una investigación transparente, independiente, eficaz y rápida, que permita esclarecer cada uno de los crímenes, apartando a la fuerza policial de todo el proceso”

La mayoría de las víctimas son “varones, jóvenes y pobres”. Sumado a esto, está el caso de la desaparición de Facundo Astudillo Castro que no aparece desde el 30 de abril.

También, afirman que “Al mismo tiempo, el Ministerio de Seguridad bonaerense debe asumir la responsabilidad de esta política que, exaltando la centralización del mando policial y la gestión violenta de los territorios, provoca graves violaciones de derechos humanos”.

Finalmente, concluyen manifestando que “Es imperioso  revertirla con urgencia, apartar a aquellos agentes sospechados de estos crímenes y garantizar la no repetición de estos hechos. No hacerlo, solo garantiza la impunidad y habilita este accionar”.

×