Un “Día de la Salud Mental” atravesado por la pandemia

El 10 de octubre se conmemora esta efeméride, impulsada por la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH).

El “Día mundial de la Salud Mental” tiene el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Fue establecido en 1994, con el objetivo de recordar que la salud de cada persona es la sólida base para la construcción de vidas plenas y satisfactorias.

En relación al punto anterior, la OMS define “salud” (1946) como un “estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Es decir, todos estos factores conforman los pilares fundamentales para el bienestar.

Ahora bien, la humanidad atraviesa la pandemia del siglo, el coronavirus nos distanció fisicamente, en una primera instancia, nos confinó en nuestros hogares, las calles quedaron vacías. Ante este panorama exepcional, el cuidado de la salud mental se tornó clave.

Como quizá anticiparon, este año la temática global es Covid-19, el año pasado fue el suicidio (por la cantidad de famosos que se quitaron la vida).

La OMS, resaltó que los últimos meses han traído muchos retos: “para el personal de salud, que presta sus servicios en circunstancias difíciles, y acude al trabajo con el temor de llevarse la COVID-19 a casa; para los estudiantes, que han tenido que adaptarse a las clases a distancia, con escaso contacto con profesores y compañeros, y llenos de ansiedad sobre su futuro”.

Y agregó: “para los trabajadores, cuyos medios de vida se ven amenazados; para el ingente número de personas atrapadas en la pobreza o en entornos humanitarios frágiles con muy poca protección contra la COVID-19; y para las personas con afecciones de salud mental, muchas de las cuales están todavía más aisladas socialmente que antes. Por no hablar de la gestión del dolor de perder a un ser querido, a veces sin haber podido despedirse”.

En este contexto de emergencia sanitaria, social y económica mundial, el organismo adelantó que se espera que las necesidades de apoyo psicosocial y en materia de salud mental aumenten considerablemente en los próximos meses y años.

Si uno de los desafíos de este 2020 es velar por la salud mental…¿Cómo lo hacemos? La Organización Panamericana de la Salud (OPS) remomienda que minimice el tiempo que dedica a mirar, leer o escuchar noticias que le causen ansiedad o angustia.

Siguiendo esa línea, el organismo sugiere buscar información únicamente de fuentes confiables y principalmente sobre medidas prácticas que le ayuden a hacer planes de protección. ¿Todo el día debemos buscar datos confiables? NO! Busque actualizaciones de la información una o dos veces al día, a horas específicas. 

Datos para tener en cuenta:

  • En los países de ingreso bajo y mediano, más del 75% de las personas con afecciones de salud mental no reciben tratamiento alguno.
  • La discriminación hacia estas personas y la falta de financiación de la salud mental siguen siendo una constante.
  • La pérdida de productividad resultante de la depresión y la ansiedad, dos de los trastornos mentales más habituales, tiene un costo en la economía mundial de US$ 1 billón cada año.
  • De promedio, los países gastan menos del 2% de sus presupuestos sanitarios en salud mental.
  • Pese a que en los últimos años la asistencia para el desarrollo destinada a la salud mental se ha incrementado, nunca ha superado el 1% de la asistencia para el desarrollo asignada a la salud.

¿Argentina conmemora el día de la salud mental? Así es, mediante la normativa 26.959 sancionada el 2 de Julio de 2014 y Promulgada el 31 del mismo mes y año,  se estableció el 10 de octubre como “Día Nacional de la Salud Mental”, en concordancia con el “Día Mundial de la Salud Mental”.

La misma tiene como objetivo el derecho a la protección de la salud mental de todas las personas, y el pleno goce de los derechos humanos de aquellas las personas usuarias de los servicios de salud mental.

Siguiendo con este eje local, nos gustaría citar una frase del Colectivo por el Derecho a la Salud Mental, por su presencia y activismo en Córdoba, contra la perspectiva manicomial y estigmatizante sobre las personas usuarias de los servicios de salud mental.

En tiempos de pandemia, nuevos y viejos desafíos coinciden en un mismo momento, por esto, es importante entender “la salud mental como un proceso en constante cambio, que no depende meramente de cuestiones médico-psiquiátricas, sino de una multiplicidad de elementos que hacen al bienestar, y que a la vez se traducen en la posibilidad de accesibilidad a los derechos básicos como puede ser la vivienda, el trabajo, la alimentación o el buen trato”.

×