Un cuarto de los centros de salud del mundo no tienen agua

En plena pandemia, la Organización Mundial de la Salud advirtió que 1 de cada 4 centros de salud en el mundo carecen de un suministro de agua. Esta situación acrecienta el riesgo de contraer Covid-19.

El mundo continúa transitando una pandemia por Covid-19, un virus que demanda especial atención en la higiene primaria de todos y todas. Paradójicamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que un cuarto de los centros de salud del mundo no cuenta con un suministro de agua.

Así, tanto el personal de salud como los pacientes que se encuentran en estos centros sin acceso al agua corren un mayor riesgo de contagio, según aseguró la OMS. En total, se trata de alrededor de 1.800 millones de personas que acuden o trabajan en centros sanitarios que no cuentan con servicios básicos de agua.

Estos datos se desprenden de un informe realizado por la OMS, en conjunto con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). Para ello se relevaron datos de 165 países. “El suministro de agua, el saneamiento y la higiene en los centros de salud son esenciales para contener el Covid-19”, aseguró el director general de la OMS, Tedros Ashanom Ghebreyesus.

Trabajar en un establecimiento de salud sin agua, saneamiento e higiene es casi como enviar enfermeras y médicos a trabajar sin equipo de protección individual

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Te puede interesar: “Un nuevo informe de OTES nos explica sobre la situación económica en Córdoba”

De esta manera, la proporción de profesionales de la salud infectados es mucho mayor en estas zonas que en otras. Si bien representan menos del 3% de la población mundial, conforman el 14% de los casos alrededor del mundo.

El mismo informe explica que uno de cada tres centros de salud no ofrece acceso a higiene de manos en su lugar de atención. A la vez, uno de cada diez no tiene acceso al saneamiento, así como uno de cada tres no clasifica sus desechos de manera eficaz. El promedio para hacer funcionar y el mantenimiento de estos servicios requeriría 0,20 dólar por habitante al año, concluye el informe.

“Enviar a profesionales sanitarios y personas que necesitan tratamiento a centros sin agua limpia, sanitarios seguros o inclusive jabón, pone en riesgo su vida

Henrietta Fore, directora general de Unicef.