Sociedad Argentina de Terapia Intensiva: “no podemos más, nos vamos quedando solos”

Los trabajadores de Terapia Intensiva pidieron a la sociedad que mantengan los cuidados para evitar contagios porque están “al límite de nuestras fuerzas, raleados por la enfermedad, exhaustos por el trabajo continuo e intenso, atendiendo cada vez más pacientes“.

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) emitió una dura carta dirigida a toda la población del país, contando la crítica situación que están viviendo. En este sentido, llamó a “¡no desafiar al virus porque el virus nos está ganando!”.

Los médicos, enfermeros, kinesiólogos y otros miembros de la comunidad de la terapia intensiva sentimos que estamos perdiendo la batalla. Sentimos que los recursos para salvar a los pacientes con coronavirus se están agotandos“, comienza diciendo el mensaje.

Cuando la SATI menciona a los recursos que escasean se refiere, no solo a camas y respirados, sino también al recurso humano. “Los intensivistas, que ya eramos pocos antes de la pandemia, hoy nos encontramos al límite de nuestras fuerzas, raleados por la enfermedad, exhaustos por el trabajo continuo e intenso, atendiendo cada vez más pacientes“, lamentan.

Además, las y los trabajadores de este sector cuentan que, debido a la precarización laboral, necesitan “trabajar en más de un lugar para llegar a fin de mes”. Parece irónico que quienes están en la “primera línea de batalla” en esta “guerra contra el virus” estén también luchando para que les alcance su salario.

Te puede interesar: “Hay 10.504 nuevos casos de coronavirus en Argentina: 389 en Córdoba”

Además, dijeron que se “están sintiendo solos” ya que hay “en las calles cada vez más gente que quiere disfrutar, que reclama sus derechos” y se sienten bien ahora pero no saben cuándo el virus los infectará.

Por estas razones, pidieron a la sociedad argentina que “reflexione” y que cumpla con los tres principales requisitos para evitar los contagios: el distanciamiento social, el uso de tapabocas y el lavado frecuente de las manos. “Les suplicamos no salir si no es necesario“, enfatizaron.

×