Saint-Exupéry: el autor que vinculó a un zorro y a un principito

Hace 120 años, nació en Francia Antoine de Saint-Exupéry, autor de “El Principito”. Su obra recorrió el mundo y nos contó cómo un zorro y un principito pueden tener un vínculo. Además, nos habló sobre el amor, usando como metáfora a una simple rosa.

“Cuando yo tenía seis años vi una vez una lámina magnífica en un libro sobre el Bosque Virgen, que se llamaba “Historias Vívidas”. Representaba una serpiente boa que se tragaba a una fiera”. Así empieza la obra de Antoine de Saint-Exupéry, la cual fue publicada en 1943 y traducida en 257 lenguas diferentes.

En el día de su nacimiento, el autor de “El Principito” es recordado por un sin fin de sus frases, las cuales acarrean profundas enseñanzas. Entre ellas, elegimos resaltar la siguiente: “es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un verdadero sabio”.

Con su personaje principal el Principito, quien proviene del asteroide B612, el autor nos dejó grabada a fuego la idea de que “lo esencial es invisible a los ojos”. Entre sus obras, El Aviador (1926), Correo del Sur (1928), Vuelo nocturno (1931), Tierra de hombres (1939) y Piloto de guerra (1942) precedieron a El Principito (1943).

Te puede interesar: “George Orwell: creador y reflejo de mundos totalitarios”

Fotografía facilitada por la Fundación Antoine de Saint -Exupé de Antoine de Saint - Exupéry , junto a su mujer Consuelo y al aviador Henri Guillaume

El icónico cuento fue publicado un año antes de la muerte del autor. El mismo relata la historia de un piloto, cuyo avión se avería en el desierto del Sáhara. En un personaje como el Principito, quien es un niño, Saint-Exupéry volcó numerosas reflexiones sobre la adultez, el amor y los vínculos.

En 1943, tras una larga carrera como aviador, el autor de El Principito fue atacado por un avión alemán, durante una misión de inspección aérea. Tras años de especulaciones, su atacante confirmó lo sucedido y afirmó que de haber sabido quién era, no hubiese disparado. Hasta el día de hoy, su obra más famosa traspasa las generaciones e incluso se ha posicionado en la pantalla grande.

×