SADOP: “El préstamo para notebooks no resuelve el problema de fondo”

El gremio docente se expresó mediante un comunicado. Indican que si bien valoran “esta nueva asistencia del Estado Nacional” hay aspectos del beneficio que merecen ser revisados y modificados. Reclaman que las patronales se solidaricen con la situación y pongan a disposición de los docentes los medios tecnológicos necesarios para la educación a distancia.

El pasado 27 de julio, el Ministerio de Educación de la Nación lanzó un programa de subsidio para facilitar el acceso a computadoras a docentes de todo el país. Se trata de una linea de créditos que apunta a mejorar la calidad de la enseñanza bajo modalidad virtual, en el marco de la pandemia.

Desde el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) dijeron que valoran esta medida como un “gran esfuerzo del Gobierno” pero que no resuelve problemas de fondo: “hay aspectos de este ‘beneficio’ en situación de pandemia que merecen ser revisados y modificados“.

Por un lado, sostienen que las oportunidades son escasas: “somos más de un millón de docentes en todo el País y se ofrecieron solamente 25 mil oportunidades“. Además, aseguran que “genera discriminación hacia los muchos docentes que se desempeñan en materias extra-programáticas, puesto que los requisitos los excluyen”.

En otro aspecto, el gremio cuestiona que no están teniendo en cuenta, desde los distintos gobiernos, la vulneración en los espacios de trabajo y en la vida privada de los docentes.

Estamos trabajando mucho más horas y el nivel de atención constante a nuestros alumnos más las innumerables reuniones (convocadas por las inspecciones, los directivos, la patronal…) y la disponibilidad de recursos nos genera una jornada laboral desorganizada; muchísimas horas invisibilizadas que no están ni social ni salarialmente reconocidas y con un elevado costo por el riesgo para nuestra salud psico-física“, explicaron.

Hemos perdido, el derecho a la privacidad y a la desconexión (digital y laboral) y, por si esto no fuera poco, estamos pagando de nuestros paupérrimos salarios los gastos que insume la educación virtual: conectividad, abono mensual del teléfono (con más datos móviles para poder atender a toda la demanda de tareas), electricidad, fotocopias, acondicionamiento de nuestros espacios hogareños y todo sin que todavía nos hayan reintegrado un solo $ (peso)”, señalaron.

Sumado a estas razones está el tema de los salarios. Tal como describieron en SADOP, hoy los maestros de grado perciben cerca de $37.000, cifra que está por debajo de la línea de la pobreza y, en tanto, lejos de brindarle la posibilidad de acceder al crédito que brinda la Nación.

En este contexto, reclaman mejoras en las condiciones laborales, mayores ingresos para los trabajadores de la educación y “solidaridad” de las patronales para que brinden los medios tecnológicos que necesitan los y las docentes.

×