Pueblo Kamiare: “Cada comunidad debe ser consultada en su territorio”

A pesar de contar con un Consejo
Provincial de Comunidades Indígenas, diversos pueblos originarios se organizan en un protocolo para se cumpla el Convenio 169 de la OIT.

Los pueblos Kamiare, Sanavirón y Ranquel de la Provincia de Córdoba alzan la voz en un manifiesto colectivo, pidiendo que su representación en las decisiones colectivas sea genuina. Esta solicitud se desprende de años de imposición, cuando en Córdoba se creó el Consejo Provincial de Comunidades Indígenas, cuyo representante fue designado por la provincia.

En dicho consejo, se esperaba que la representación de los pueblos originarios y sus comunidades fuese elegida por ellos mismos. Contrario a ello, la representación ha sido totalmente impuesta, lo cual no contribuye a la defensa de los intereses de la comunidad. Actualmente, la comunidad no cuenta con un representante, por ende también luchan por ello.

Tal es así, que en diferentes ocasiones se han vulnerado los derechos de las comunidades indígenas por priorizar intereses económicos. Un ejemplo de ello fue la obra de gasoductos realizada en el Cerro Colorado, en donde se encontraron restos fósiles de personas que datan de hace más de 2.500 años. Lejos de frenar, la obra recibió un nuevo aval y continuó.

“Es obvio que estos espacios son limitados por las políticas oficiales. Y muchas veces manipulados y o son participes en decisiones a través de consultas o de su silencio, en temas tan sensibles como expropiaciones de lugares sagrados, enterratorios, piezas arqueológicas, desmontes, o manejo de fondos, becas, actividades culturales que no llegan a todas las comunidades, entre otras problemáticas”, reza el manifiesto de los pueblos antes mencionados.

Te puede interesar: “Ni en pandemia frenó la deforestación en el norte argentino”

Fuente: La Voz del Interior

Una organización propia como respuesta a la invisibilización

“Cada comunidad debe ser consultada en su territorio. No puede firmar cualquiera sobre cualquier territorio sin conocerlo”, expresa Fernando Guzmán, miembro de la Comunidad Sikiman. Este dicho responde a lo que también plantea el Convenio 169 de la OIT, el cual ampara a los pueblos indígenas con dos puntos importantes.

Así, el Convenio 169 promueve por un lado “el derecho de los pueblos indígenas a mantener y fortalecer sus culturas, formas de vida e instituciones propias. Y por el otro, su derecho a participar de manera efectiva en las decisiones que les afectan”.

Asimismo, este convenio garantiza “el derecho de los pueblos indígenas y tribales a decidir sus propias prioridades en lo que atañe al proceso de desarrollo. En la medida en que éste afecte sus vidas, creencias, instituciones y bienestar espiritual y a las tierras que ocupan o utilizan de alguna manera. Y de controlar, en la medida de lo posible, su propio desarrollo económico, social y cultural”.

De este modo, cuando un convenio de la OIT se ratifica, los Estados miembros deben adecuar sus leyes y accionar para que el mismo se cumpla en su territorio. En este sentido, los pueblos denunciantes consideran que los organismos locales y nacionales de nuestro país no están cumpliendo su parte.

Se fundó la Organización Territorial Autónoma en Córdoba

En consecuencia, se fundó la Organización Territorial Autónoma en Córdoba. La misma surgió como respuesta a las necesidades de las comunidades originarias.

Entre sus objetivos, está el de “fortalecer la lucha para la recuperación y defensa de los lugares naturales, culturales y sagrados, de los territorios ancestrales preexistentes.”

Asimismo, el manifiesto antes mencionado expresa el siguiente objetivo de su organización: “recuperar nuestra verdadera identidad, empezando por el nombre. Ya que “Comechingón”, a pesar de ser el nombre “oficial”, es un nombre impuesto que no pertenece a ninguna comunidad pre existente.”

“Por eso pedimos la inscripción de “Kamiare”, como pueblo indígena
de Argentina. También trabajamos para recuperar nuestras ceremonias, cosmovisión, lengua. Desde todas las vertientes y con el mayor de los respetos y exigir el cumplimiento de todas las leyes que nos protegen como pueblos pre existentes.”

Compartí la nota