Los repartidores de apps podrían recibir nuevas regulaciones

Desde el Gobierno nacional se decidió avanzar en una ley que regule a los repartidores de apps. En la misma se buscará establecer un salario fijo para los empleados, según la cantidad de horas trabajadas.

En las próximas semanas, el Gobierno nacional planea enviar al Congreso un nuevo proyecto del ley. El mismo busca regular el mercado laboral de las apps de delivery, en donde existen varias falencias actualmente.

Con esto, se preveé que los empleados de estas apps sean considerados empleados de la compañía para la que prestan el servicio. Esto implica derecho a indemnización, vacaciones pagas, aguinaldo y seguros de riesgo y médicos. Todos estos derechos básicos no son propios de este grupo de empleados aún.

En los próximos días, se buscará que este proyecto llegue a las comisiones de Trabajo y Previsión Social del Senado y Diputados. A la vez, que convocarán a empresas y sindicatos para debatir sobre esto en los próximos meses.

Te puede interesar: “Los mercados se desploman en todo el mundo: ¿qué está pasando con las acciones y el petróleo?”

En el caso de nuestro país, esta regulación alcanzaría aplicaciones como Globo, Pedidos Ya, Rappi y Uber Eats. Estas empresas de delivery cuentan con casi 80 mil personas trabajando. Sin embargo, Uber no entraría en este proyecto de ley.

Con la sanción de esta ley, el empleado de estas aplicaciones dejaría de considerarse como autónomo, para ser tenido en cuenta como empleado en relación de dependencia. En este marco, los trabajadores tendrían una paga inicial, equivalente a un Salario Mínimo Vital y Móvil.

De esta manera, la ley se enfrentaría a un escenario de creciente explotación laboral, en donde los trabajadores de apps no tienen horarios fijos de trabajo ni salarios dignos. Entre otras cosas, se recibirían más remuneraciones por trabajar en condiciones climáticas adversas, o usar movilidad propia.

Al respecto, una delegada de Pedidos Ya -Romina-, conversó con El Resaltador y afirmó que la regulación que se plantea es mínima. Esto quiere decir que, en relación al reclamo vigente de los trabajadores, la propuesta del Estado no es suficiente.

En cuanto a su organización como colectivo, Romina destaca que los trabajadores suelen debatir en asambleas. En ellas, se han discutido las condiciones de trabajo que pretenden. En este sentido, la delegada afirma que se enteraron de este proyecto de ley “por un diario que lo sacó”.

Ante la falta de consulta por parte del Gobierno nacional, los trabajadores de aplicaciones buscarán acceder al proyecto de ley (el cual no está disponible aún). De esta manera, a través de asambleas, los trabajadores debatirán al respecto.

Teniendo en cuenta la poca información que tienen acerca del proyecto, Romina y sus compañeros consideran que estas medidas solo legitiman la precarización laboral que ya los acompaña día a día en su trabajo.

Por Carmela Laucirica

×