La Villa 31 y un ruidazo en busca de visibilidad

A las 19 de ayer, se pudo escuchar el ruidazo en los alrededores de la Villa 31. La medida se implementó en busca de visibilizar los casos positivos de Covid-19 en las villas, que conforman el 31% de los registrados en Capital.

Desde que comenzó el aislamiento social obligatorio en Argentina, se han escuchado ruidazos y cacerolazos por múltiples razones. En este caso, vecinos de la Villa 31 en Buenos Aires protagonizaron un nuevo ruidazo, apoyados por otros ciudadanos de la Capital. Esta iniciativa forma parte de las acciones para visibilizar la propagación del Covid-19 en las villas, en donde se registra el 31% de los casos bonaerenses.

En barrios populares como la Villa 31, ya son 759 los casos confirmados de Covid-19. En esta zona y en el asentamiento 1-11-14 de Flores, hace dos semanas que los casos crecen exponencialmente. Ante esto, el gobierno Nacional debió implementar el operativo DETecTAr, en donde los testeos dieron cuenta de la masividad de contagios en dichos lugares.

Además de los reclamos, la Villa 31 llevó a cabo ayer lo que fue su primer ruidazo, en reclamo de mejores condiciones habitacionales. Actualmente, la zona no cuenta con suministros de agua para higienizarse, además de un claro hacinamiento en el barrio. Estas dos condiciones favorecen la propagación del Covid-19.

Te puede interesar: “Consejos de protección ante la flexibilización del aislamiento”

El aumento del coronavirus en la villa 31 disparó una feroz ...
Fuente: Perfil

Sumado a esto, el déficit alimentario y las altas tasas de precariedad laboral inciden en la situación actual. Frente al aislamiento, muchísimos trabajadores informales se encuentran sin changas para mantenerse económicamente. Según los dirigentes barriales, la gestión de Horacio Rodríguez Larreta “los abandonó desde el comienzo de la pandemia”.

Con este primer ruidazo, los mismos dirigentes barriales exigen la continuidad de los testeos en la zona. Además, recalcan que la falta de agua potable en el barrio es un hecho desde enero, pero que se agravó a principios de abril. Hasta ahora, ya son 759 los infectados en las villas porteñas y hay 571 casos en la Villa 31.

Por Carmela Laucirica

×