La Rioja: la Justicia criminaliza a una madre que denunció un caso de abuso sexual

Nuevamente, un tribunal decidió enviar a una menor a vivir con su padre, quién no cree en la palabra de la niña e incluso, estaría permitiendo el contacto con el hombre denunciado, es decir, el abuelo paterno.

Por Emi Urouro

En 2018, Delfina denunció ante la justicia que su hija fue víctima de abuso sexual en la infancia. La causa sigue abierta, tanto el Juzgado de Instrucción N° 2 y en y Juzgado de Instrucción en Violencia de Género y Protección Integral de Menores N° 1.

En relación al punto anterior, al abuelo paterno, acusado de abuso sexual, en una de las causas le dictaron el sobreseimiento, pero esa medida se encuentra en instancia de apelación, por pedido de los abogados de la madre de la menor. La otra causa sigue en curso normal.

A pesar de existir esa acusación la Justicia falló a favor de entregarle la tenencia de la menor al padre. Se adjudica que la mujer impedía el contacto hija-padre, está denunciada por esto, pero sin sentencia fija. Pero, en dialogo con este medio, la madre sostiene que ella dejo que enviar a su hija a la casa paterna, porque en primer momento allí vivía el abuelo, y desde que la niña habló, ella le creyó.

“Entonces me la sacan el año pasado, paso tres meses sin verla. Después, durante seis meses la veo dos veces a la semana. El 30 de noviembre le hacen una cámara gessel donde dice que su papá la lleva con el abuelo paterno, yo la veo a los días, y cuando tiene que volver con el padre le agarra una crisis de nervios, no quería ir, entonces yo acompaño esa decisión y queda conmigo”, contó la entrevistada.

Te puede interesar: “Caso Tehuel: ‘seguimos fuertes y lo seguimos buscando'”

En diciembre, la Justicia dispone un régimen de siete días y siete días con cada progenitor, pero a la hora de ir a la casa de su padre, la menor se niega. Por eso, se queda “de hecho” con Delfina, informan todo esto en febrero, pero el juzgado no responde. ¿Qué sucedió luego? El 5 de abril, el padre le arrebata la menor a su abuela materna, de manera violenta, con golpes y forcejeos.

“Hace 31 días que no se nada de mi hija, nadie me informó nada. Hay muchos comentarios, de que la vieron, que constataron su estado. Yo tuve una reunión con Defensoría de Niñas, niños y adolescentes de la nación y me dijeron que el asesor de menores de La Rioja habló con mi hija y les dijo que estaba bien. No sé si esto será cierto, ni siquiera consta en expediente cual es su estado”

Delfina, madre denunciante

Desde el Equipo de Trabajo Justicia por Arcoiris, quieren visibilizar el caso de la niña “Arcoiris” y de la justicia patriarcal que actúa en juezas como Karina Cabral del juzgado de violencia de genero número 1, en el asesor de menores Pablo Cubillo, en el juez José Luis Magaquian de la cámara cuarta civil, quienes garantizaron la impunidad del abuelo paterno, quien fuera oportunamente denunciado por abuso sexual.

La denunciante nos comentó que sus abogados presentaron un amparo para que la menor vuelva al hogar materno, pero el juez Magaquian basa su decisión en el informe de Cubillo, donde se justifica la violencia ejercida contra mi madre, donde cuestiona su moral, donde se habla del conflicto parental:

“Cuando esto no es así, sino que hay una menor que diciendo que está siendo abusada. Hay una mamá que cree y un papá que no, y como si fuera poco facilita el contacto con quien mi hija señala como abusador”.

Te puede interesar: “San Juan: la Justicia había anulado un aborto pero dio marcha atrás”

Y no sólo eso, Delfina también está denunciada por alienación parental, más allá de que haya una denuncia puntual, quieren imponer esa idea en todo el expediente.

Esto es sumamente grave, ya que como bien explica la entrevistada, el Síndrome de Alienación Parental (SAP), fue creado por un pedófilo confeso, el psiquiatra Richard Gardner, y carece de sustento científico. El SAP es repudiado a nivel internacional y nacional por los organismos que defienden los derechos de niños y niñas, como el SENAF.

El SAP ha sido rechazado como entidad clínica por las dos instituciones más reconocidas en el mundo en términos de salud y trastornos mentales: la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psicología. No aparece en las listas de trastornos patológicos de ningún manual.

“Entendemos que la problemática de Abuso sexual en las infancias (ASI) es un flagelo tremendo que se sostiene en la impunidad garantizada para sus perpetradores, por una justicia patriarcal, cómplice, por un estado ausente en todas sus figuras y por una sociedad tremendamente alienada a medios de comunicación que sostienen ideologías patriarcales, perversas”

Comunicado “Justicia por Arcoiris”

La entrevistada nos reveló que ninguna autoridad, ni Municipal ni Provincial, se ha comunicado con ella por la situación de su hija. A los 15 días de la paliza que sufrió su madre, solo consiguieron unas medidas de restricción contra agresor, quién arrebato a la menor contra su voluntad, pero nada más.

Foto: Grito del Sur

Delfina cuenta con el apoyo de diferentes organizaciones que denuncian y luchan contra casos de abuso sexual en la infancia, por ejemplo, con la Red Infancias Robadas, Aralma, y Red Viva.

Para esta madre, es urgente que la sociedad tome conciencia y que se involucre, porque toda esta persecución judicial,y esta vulneración de derechos que hacen con su hija, comienzan a raíz de la denuncia por abuso sexual, las separan porque la menor está contando un abuso, y ella le cree, la acompaña y busca justicia.

Es urgente que la menor regresó al hogar materno, el Estado no puede mirar hacía un costado, Delfina es clara: “Todos conocemos algún adulto que fue abusado, que habló y no le creyeron o que ni siquiera pudo hablar. Cuando hay un niño/a, que son los menos, que puede hablar y contar algo tan aberrante como un abuso sexual, le creamos, lo apoyemos, no hagamos como el sistema judicial que criminaliza a la madre“.

Compartí la nota