La maternidad en Argentina es un hecho desigual

En el informe “¿Madre hay una sola? De Marge Simpson a Doña Florinda”, elaborado por Cippec, se exponen diversos datos sobre cómo la maternidad en Argentina atraviesa procesos desiguales.

En Argentina, el Fondo de Población de las Naciones Unidas afirma que se producen 700 mil nacimientos al año. Pero las condiciones en las que se desarrollan son analizadas por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), el cual concluye en que son significativamente desiguales.

En el informe “¿Madre hay una sola? De Marge Simpson a Doña Florinda” de Cippec, se explica que a nivel nacional 4 de cada 10 madres viven en situación de pobreza. El 23% se convirtió en madre siendo adolescente y el 39% tiene el secundario incompleto o menos. El estudio fue publicado especialmente para el Día de la Madre.

Para conjeturar estos datos, Cippec tuvo que acudir a la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares del INDEC. Se tomaron los datos correspondientes al 2017 y 2018. Así, pudo destacar que “para muchas mujeres conciliar el estudio con la crianza fue una misión imposible”, por ejemplo.

Esta última afirmación se desprende de un dato concreto: 4 de cada 10 madres que conviven con sus hijos y/o hijas en edad escolar no completó el tramo de escolarización obligatorio.

“Cuanto más jóvenes fueron madres y cuantos más hijos/as tuvieron, más improbable es que hayan terminado el secundario. El 60% de las mujeres que fueron madres en la adolescencia y el 55% de las madres de 3 o más hijos/as de hasta 17 años interrumpieron su trayectoria escolar antes de finalizar la secundaria. En contraste, más de la mitad de las mujeres que fueron madres después de cumplidos los 30 años accedieron a estudios de nivel superior”, detalla el informe.

Te puede interesar: “Cada 12 días, una mujer mayor de 60 años es víctima de femicidio”

Nivel educativo alcanzado por las mujeres que son madres según franja etaria en 2018.
Fuente: Cippec

¿Con papá o sin papá?

En lo que respecta al vínculo entre madres y padres, en Argentina se calcula que un 70% de ellas conviven con el padre de sus hijos o hijas. Con base en esta cifra, se desprende que 6 de cada 10 madres conforman una “familia nuclear tradicional”: mamá y papá viviendo con sus hijos o hijas, en donde papá es jefe de hogar.

Solo el 22% de las madres que conviven con el padre de sus hijos o hijas se declaran jefas de hogar. Luego, queda un 30% restante que no convive con el padre del niño o niña. De ellas, sólo 1 de cada 4 recibe la cuota alimentaria. En su mayoría, este 30% vive con sus padres o ha formado otra pareja. “En nuestro país, solamente 28% de las madres que no conviven con el padre de sus hijos encabezan el hogar sin el apoyo de otros adultos”, destaca Cippec.

Ser madre como único trabajo, y encima no pago

Continuando con el contraste entre cifras, nos encontramos con que “el 83% de las mujeres que no tienen hijos/as trabajan o buscan trabajar en forma remunerada”. Este número desciende hasta 69% si hablamos de quienes son madres. Pero el mismo se invierte en el caso de los padres. Un 98% tienen probabilidades de trabajar contra un 90% si no tienen hijos o hijas.

Así, nos encontramos con un grupo de madres cuya única posibilidad es la de un trabajo no remunerado: las tareas domésticas y de cuidado. Esto repercute claramente en sus ingresos, derivando en un 39% de madres que son pobres y ascendiendo a un 60% si ellas no han terminado sus estudios obligatorios.

×