Inquilinos pide eliminar el timbrado en los contratos de locación con destino habitacional

El petitorio a las autoridades provinciales establece además dos alternativas en caso de que la Legislatura decida no desaparecer el impuesto en el corto plazo.

Inquilinos Córdoba reclama al Gobierno provincial la eliminación del timbrado en contratos de alquiler con fines habitacionales. Hace meses, la organización logró elevar el piso a partir del cual se abona el impuesto al sello.

El Ministerio de Finanzas “definió que los contratos cuyo monto total en los tres años superan los 700 mil pesos, deberán abonar el 1% en concepto de timbrado, en partes proporcionales es entre locador y locatario”. Anteriormente, la base era de 400 mil pesos y fue a pedido de la organización que se revisó ese valor.

El comunicado de Inquilinos Córdoba establece que “la necesidad de la eliminación del timbrado en los contratos de locación con destino habitacional teniendo en cuenta el impacto que ha generado la pandemia”.

El fundamento radica en que este tipo de convenios no son de “consumo” y por ende “no se genera renta alguna sino solamente la posibilidad de un techo digno para las familias inquilinas de Córdoba”.

Dos alternativas a corto plazo

No obstante, Inquilinos plantea dos alternativas en caso de que la legislación no sea revisada de manera inmediata. La primera establece “el pago del 1% en concepto de impuesto al sello en aquellos contratos de alquiler de viviendas cuyo valuación fiscal supere los seis millones de pesos“.

La segunda abarca todos los convenios independientemente de la valuación fiscal de la vivienda, “pero que considere como base imponible el uno por ciento del monto del primer año“.

Ante la espera de una respuesta, Inquilinos denuncia que hoy se necesita el equivalente a tres meses de alquiler para afrontar los gastos que implican el ingreso a un inmueble familiar. Una gran barrera en medio de una crisis habitacional.