Indec informó un deterioro en las condiciones sanitarias durante 2019

Según el Indec, en un informe sobre las condiciones de vida de la población urbana, durante el segundo semestre del año pasado las condiciones sanitarias empeoraron. Se percibió un deterioro en la cobertura médica, el agua corriente y las cloacas.

En la segunda mitad del año pasado, el Indec elaboró un informe sobre las condiciones de vida de la población urbana. En él, se detectó que un deterioro en las condiciones sanitarias. Así, el acceso a cobertura médica, agua corriente y cloacas empeoró.

La situación sanitaria antes de la pandemia presentó un retroceso en varios aspectos. Por un lado, el acceso a una cobertura de salud -ya sea por prepaga u obra social- se redujo en los últimos seis meses del año pasado. El porcentaje de personas con cobertura bajó, y el de personas que acceden a servicios de salud pública aumentó.

Según la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, en el primer semestre del 2019 había un 68,4% de personas con cobertura médica. Para el segundo semestre del mismo año, esta cifra bajó al 67,4%. Respecto al acceso a la salud pública, el porcentaje de personas que sólo usan este servicio ascendió un 1% en el mismo periodo.

En definitiva, casi 460.000 personas perdieron su cobertura médica durante el segundo semestre de 2019. Como las muestras de los dos semestres fueron diferentes (28.021.639 vs 28.294.905), aseguran que es más acertado pensar en términos de porcentajes. Si se tiene en cuenta a los niños menores de 17 años, la cifra preocupa aún más. El 42% de los que integran este grupo no tiene acceso a cobertura médica.

Te puede interesar: “Piden conectividad gratuita en barrios populares”

La inflación de octubre fue de 3,3% y acumula 42,2 en el año ...

¿Qué pasa con el agua corriente y las cloacas?

En cuanto a los servicios de agua corriente y cloacas, ambos se contrajeron un 0,4% en el último semestre de 2019. Así, el porcentaje de personas sin acceso a agua corriente pasó de 11,4% a 11,8%. En cuanto al acceso a cloacas, el porcentaje ascendió del 33,3% al 33,7%.

En otras palabras, 22.000 hogares o 79.000 personas perdieron uno u otro de estos servicios el año pasado. A la vez, a fines de 2019 se percibieron 77.000 hogares nuevos con falencias en sus condiciones de saneamiento. Esto se refiere a falta de cloacas, baños en malas condiciones o ausencia de los mismos. El aumentó fue de 12,9% a 13,8% concretamente.

Con estos y otros datos, lo que logra es medir la pobreza en términos estructurales. Así, la pobreza se mide en función de las necesidades básicas insatisfechas de la población. En un contexto de pandemia, que las condiciones sanitarias empeoren es cada vez más preocupante.

Por Carmela Laucirica

×