Greenpeace: ¿Cómo ahorrar energía para ayudar al planeta?

La humanidad atraviesa una crisis ambiental sin precedentes. Incendios, sequías, pandemias, son algunas de las consecuencias de un modelo de consumo.

Desde Greenpeace Argentina, más precisamente desde su sección de “comunidad”, publicaron unas recomendaciones de ahorro y eficiencia energética.

Son acciones que podés realizar desde tu hogar, un pequeño aporte contra el cambio climático, que puede servir de ejemplo para quienes te rodean.

Adquiere electrodomésticos de mayor eficiencia energética

Muchos electrodomésticos consumen más energía de la necesaria, incluso cuando están apagados. Busca los que tengan etiquetas de ahorro energético de clase A, la más eficiente. Un frigorífico, refrigerador o heladera típico fabricado en 1993 consume el doble de electricidad que un modelo de alta calidad moderno. Su cambio te reportará grandes ahorros en el término de energía de la factura eléctrica, y contribuirás a reducir las emisiones anuales de CO2. Los nuevos electrodomésticos deben incorporar un interruptor de corte que los desconecte de la fuente de alimentación, o que en modo de reposo no consuman más de 1 vatio.

Haz un favor a tu ordenador y déjale que descanse

Utiliza el modo de ahorro de energía del sistema operativo. Cuando acabes de trabajar, apágalo y no olvides desconectarlo también de la fuente de alimentación. Por cierto, los ordenadores portátiles son más eficientes energéticamente que los sobremesa. Mientras los uses, asegúrate de que tengan buena ventilación para evitar sobrecalentamientos, por ejemplo, situando el portátil sobre un soporte elevador.

Usa bombillas y lámparas LED

Las luces LED reducen el consumo energético hasta un 80-90% respecto a las antiguas incandescentes. Apaga siempre las luces de habitaciones que no estés usando. Para las zonas muy transitadas o usadas por muchas personas diferentes, lo ideal son los interruptores de presencia (los hay incluso con bombillas en ellos incorporadas), que se encienden o apagan automáticamente al detectar la presencia.

Pon fin a las pérdidas de energía del modo reposo / “stand by”

Televisores, vídeos, ordenadores y todos los accesorios que les acompañan continúan consumiendo electricidad cuando están en “stand by”. Para evitarlo, desconecta los enchufes o, más fácil, utiliza un enchufe múltiple con su propio interruptor de corte. Estas pérdidas son las responsables del 5 al 13% del consumo de electricidad en los hogares de los países de la OCDE.

Evita dejar enchufados cargadores y transformadores

Siguen consumiendo electricidad incluso cuando no se utilizan. Desconecta los cargadores de teléfonos móviles y demás aparatos digitales, y los transformadores de las lámparas halógenas y electrodomésticos siempre que no estén en uso.

En la cocina, piensa siempre en términos energéticos

Tapa la cacerola. Utiliza sólo el agua necesaria cuando vayas a hervir alimentos, evita calentar más de la que necesites. Usa olla a presión, mejor la súper-rápida. No pre calientes el horno, no lo abras mientras no termine y usa el programador automático si tienes la opción. Si tienes que comprar una cocina, la más eficiente es la cocina de inducción, es la forma más eficiente de calentar, junto con el microondas. Si tienes cocina eléctrica, apaga los fuegos o el horno cuando esté caliente y deja que se termine de cocinar sin gastar electricidad.

Coloca el refrigerador en un lugar fresco

No lo pongas nunca cerca de fuentes de calor (horno, cocina…). Abre las puertas el menor tiempo posible y verifica que cierran bien. No obstruyas la ventilación de las rejillas de atrás, mantenlas limpias de polvo.

Descongela el refrigerador con regularidad si el aparato no lo hace de forma automática

Consumen más energía cuando acumulan hielo. No introduzcas nunca alimentos calientes. Descongela la comida pasándola del congelador a la nevera un día antes. Ajusta el termostato a una temperatura no excesivamente baja. Por cada grado centígrado de frío su consumo de energía aumenta un 5%.

Evita el uso de aire acondicionado

Piensa si realmente lo necesitas antes de instalarlo en tu casa. En verano, puedes mantener la casa fresca con un buen aislamiento, enfriadores evaporativos y ventiladores de techo. Recuerda controlar las ventanas durante el día (cerrándolas para que no entre calor e impidiendo con toldos o persianas que entre el sol).

Para ver la lista completa de recomendaciones, accedé al siguiente link: Tips de ahorro de la Comunidad Greenpeace.

 
×