El consumo de televisión a la madrugada creció un 31%

En Argentina, desde el comienzo de la cuarentena, el consumo de televisión durante la madrugada aumentó un 31%. Esto significa que 420.835 personas se sumaron a este hábito en el último mes y medio.

Desde el comienzo de la cuarentena, la televisión ha sumado adeptos en nuestro país. Tal es así, que el consumo de esta forma de entretenimiento durante la madruga aumentó un 31% en Argentina. Esto quiere decir que durante la cuarentena, 420.835 personas sumaron este hábito nocturno en nuestro país.

Según lo informó Kantar Ibope Media Argentina, este aumento del 31% significa un incremento de 2.580.796 televidentes el 2 de marzo a 3.001.631 el 18 de abril. Así, con un incremento de 420.835 personas en este periodo. Entre ellas, el 26% son adultos jóvenes y el 34% adultos mayores.

Al dividir la madrugada en lapsos de dos horas, se conoció que entre las 2 y las 4 de la mañana se registró un aumento del 64% en los televidentes. Sin embargo, la empresa que arrojó estos datos no tiene en cuenta a personas que consumen plataformas de streaming como Netflix.

Te puede interesar: “Tengo diabetes: ¿cómo me cuido del coronavirus?”

Duermes con la televisión encendida? Esta práctica podría hacerte ...

Según los expertos, consumir televisión a estas horas dificulta la conciliación del sueño. Según Joaquín Terán, presidente de la Sociedad Española del Sueño, es “innecesaria exposición a la luz, antes y durante el sueño nocturno”. El profesional afirma que esto puede traer problemas de salud.

Estas luces producidas por el televisor nos mantienen alerta en horarios en donde deberíamos estar durmiendo. Así, se retrasa el inicio del sueño y nos cuesta dormirnos completamente. Expuestos a estas luces, nuestro sueño es “más superficial” y está expuesto a “múltiples despertares”, según Terán.

Tras alterarse nuestra hora de dormir, la falta de sueño puede tener consecuencias a nivel metabólico, endocrino e inmunológico. Esto quiere decir que, no dormir bien afecta significativamente a nuestro estado de salud.

Por Carmela Laucirica

×