Cuarentena: la oportunidad para leer esos libros que siempre postergas

Durante la cuarentena, algunos afirman tener más tiempo libre y otros todo lo contrario. Para los primeros, si es que disfrutan la lectura, esta es la oportunidad ideal para todos esos libros que suelen postergar, porque la vida cotidiana no les da el tiempo suficiente para leerlos.

Si sos lector como yo, espero que la cuarentena te haya encontrado con un libro en la mano. Si no es así, afortunadamente muchas librerías ya tienen delivery a prueba de coronavirus. Si no esta no es una posibilidad para vos, internet cada vez es más generoso con nosotros.

Para quienes aman el papel, que doy fe que son muchos, quizás la opción del pdf no sea la que más elijan. Sin embargo, a medida que la tecnología avanza, la lectura en dispositivos electrónicos se vuelve más amena. Tal es así, que ya son muchos los autores que lanzan sus libros en ambos formatos: ebook y papel.

Para los lectores, muchas veces el día a día no nos da el tiempo suficiente para leer lo que quisiéramos. Cada tanto, encontramos espacios de mayor libertad para leer, pero otras tantas veces nos gana la rutina.

Así, la cuarentena nos muestra un lado “no tan malo”, dándonos ese tiempo de lectura que tanto buscamos muchas veces. En este contexto, surgen algunas lecturas que exigen más tiempo o mayor atención, ya sea por su extensión o complejidad.

Te puede interesar: “Cuarentena entre medialunas, música y memes”

books on brown wooden shelf

“En plena cuarentena, la mejor idea que puedes tener es leer El Señor de los Anillos una y otra vez hasta que vengan la aguilas. Gracias”, me escribió mi hermano en el borrador de esta nota. Ahí fue cuando entendí que cada uno se inclina de diferentes formas por la lectura. Así, mis próximas recomendaciones serán eso: mías.

Lo primero en lo que pienso cuando me imagino con mucho tiempo libre para leer, son las sagas. Hay de todos los tipos y extensiones, pero mi preferida es la de “Los Juegos del Hambre”. Tanto así, que hace ya cinco años que me la devoré en los recreos de la secundaria. Años después, decidí desafiarme a leerla en inglés, así que ahora tengo 2 copias de cada libro en mi biblioteca.

Al leer esta saga, me pasaron dos cosas: por primera vez, sentí que las películas capturaron muy bien la esencia del libro. Además, de la mano de su autora -Suzanne Collins- sentí cómo su forma de relatar me ponía directamente en los zapatos de cada personaje; experimentando con ellos cada vivencia.

En un plano más local, no puedo dejar de lado a una autora que hace ya un par de años sigo. De la mano de Viviana Rivero, escritora cordobesa, desperté un gran interés por la historia. ¿Cómo? si Rivero escribe novelas románticas. Y ahí está la cuestión: no sólo son románticas, sino también históricas.

En sus relatos, se entrelazan pequeños fragmentos de múltiples hechos históricos. Con ella, conocí más sobre la Revolución Cubana, me intrigué sobre el Hotel Edén de La Falda y quise haber nacido en París durante las primeras décadas del siglo XX.

Muchas personas me dicen que Viviana Rivero es comparable con Florencia Bonelli. De la segunda, todavía no conozco nada, pero dicen que todavía queda cuarentena por delante, ¿será mi próxima lectura? Necesito saber si es cierto lo que dicen.

La cordobesa Viviana Rivero entre las finalistas del Premio ...
Algunos títulos de Viviana Rivero

Finalmente, quiero dejar un espacio para la reflexión profunda; esa que te deja pensando y se va metiendo en tu cabeza a medida que pasas las páginas. Acá, mi cabeza se va directamente a Eduardo Galeano y Ernesto Sábato. Con ellos, he pasado más de una noche cuestionándome todo.

En “La Resistencia”, de Sábato; y “Patas Arriba, La Escuela del Mundo al Revés”, de Galeano; uno se adentra en más de un mundo desconocido. Con ellos, la historia que conocemos se amplia por otros caminos, y la invitación a la constante reflexión es imposible de rechazar.

“Es más, creo que la libertad que está a nuestro alcance es mayor de la que nos atrevemos a vivir”, me increpa Sábato en su primer capítulo de “La Resistencia”. Y ahí se desata todo, comienzo a repensar más de una cuestión cotidiana, me esperan unas cuantas horas de insomnio a causa de mis pensamientos.

SABATO Y LA RESISTENCIA - Tengo Más Libros Que Amigos - Medium

Con mis libros, he formado un vínculo muy estrecho. A veces los abandono hasta extrañarlos, ahí es cuando los retomo. Cuando me gustan mucho, subrayo sus frases -aunque a más de un lector le pese mi accionar-. Y cuando los presto, admito que “sufro” un poco hasta recuperarlos, no quiero perderlos.

¿Cómo sería el mundo sin libros? Honestamente no quisiera experimentarlo, me faltarían esos aliados para romper con la rutina. A la vez, necesitaría encontrar un nuevo espacio de refugio, cuando me parece que no quiero estar en el mundo real.

Por Carmela Laucirica

×