Argentina reestructuró parte de su deuda: cómo fue y qué sigue

El Presidente indicó que Argentina empezará una etapa de recuperación y que, para ello, el Gobierno contará con los recursos que el país dejará de pagar por la reestructuración de la deuda.

Por Cristian Dominguez

El Gobierno nacional presentó este lunes los resultados de la propuesta por el canje de deuda bajo legislación extranjera. En un acto encabezado por el presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Kirchner y el ministro de Economía, Martín Guzmán, se dieron a conocer los resultados de la operación financiera que terminó el viernes pasado.

El dato sobresaliente fue la amplia adhesión a la propuesta argentina por parte de acreedores privados: el 93,5% del total.

El ministro comenzó el acto explicando las condiciones de la negociación desde su inicio en diciembre, cuando las condiciones eran “críticas” y las bases sobre las que se buscó llegar a un acuerdo. También recordó que el Gobierno respetó el principio de respetar el tratamiento igualitario entre la deuda bajo ley extranjera y local y destacó el “gran apoyo” entre los gobernadores, empresarios, el Congreso y los economistas internacionales.

A la vez, el Presidente indicó que el país ahora empezará la etapa de recuperación y dijo que, para ello, el Gobierno contará con los recursos que el país dejará de pagar por la reestructuración.

El intrascendente ministro Martín Guzman | The Post Argentina
Ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán.

Te puede interesar: “El acuerdo porcino con China se posterga hasta noviembre”

Reestructuración y situación del país

  1. ¿Qué logró Argentina? La deuda reestructurada asciende a aproximadamente US$ 68.800 millones de stock de capital. De ese total, el Gobierno logró despejar vencimientos y una reducción de intereses promedio de 7% a 3,07%.

¿Despejar vencimientos? El Centro CEPA explica: “si entre 2020 y 2024 vencían nada más y nada menos que US$ 63.664 millones por todo concepto (capital e interés, deuda pública y privada, ley local y extranjera), se pagarán sólo US$ 6.116 millones aproximadamente“.

Esto permitirá descomprimir la demanda de dólares, por un lado, y liberar grandes recursos fiscales para atender la pandemia, la producción y el consumo, por el otro.

Argentina no logró una gran reducción en el stock de deuda respecto al PBI. Lo clave fue la reducción de intereses y la fuerte extensión de plazos.


02. ¿Quién cedió, Argentina o los acreedores? Ambos, pero más los acreedores. Las dos partes están negociando desde abril y, por su puesto, cada una presentó una propuesta con grandes ventajas a su favor.

En el verano, los bonistas arrancaron ofreciendo un acuerdo por US$ 92 de valor Presente Neto por cada US$ 100 de valor original de cada título. En febrero los acreedores ya ofrecían U$S 75. En la primera oferta del Gobierno argentino, en abril de 2020, se propuso pagar U$S 40 y los bonistas allí contraofertaron US$ 65. La brecha seguía sin cerrarse. En la propuesta argentina del 5 de julio Martín Guzmán ofreció US$ 53 por título. Finalmente, el acuerdo se cerró entre US$ 54 y US$ 55, a US$ 54,8“, detalla en su informe el CEPA.

03. Si la adhesión no fue del 100%, ¿qué pasa con el resto? Voluntariamente, al canje de deuda entró el 93,5% de los acreedores. Y, por cláusulas colectivas, se eleva al 99% del total de los bonos elegibles.

Sobre el 1% restante, que representa U$S 653 millones, el Ministerio de Economía sostiene que va a “diseñar una estrategia específica para estos instrumentos, puesto que el enfoque sostenible es uno en el cual se preserva la integralidad“. Se trata de un pequeño porcentaje correspondiente a bonos del 2005 que no entraron, en su momento, en las cláusulas de Acción Colectiva.

¿Qué son las cláusulas de Acción Colectiva? En una deuda se dispone que si la mayoría de los acreedores acepta el acuerdo, entonces todos deben entrar al canje. Así, se evitan holdouts o “fondos buitres” que puedan hacer juicio al país, como sucedió en Argentina durante el último gobierno de CFK.

El derrumbe de los mercados globales empujó a los bonos argentinos a  valores más atractivos para fondos buitre | Debursa
Paul Singer, representante de los “fondos buitres” que litigó con Argentina durante el 2015/2016.

04. ¿Fin de la discusión? Por supuesto que no. Argentina dio un gran primer paso. Pero deberá formar sólidas bases de producción para el crecimiento económico y así responder a la deuda en el futuro.

Dice el CEPA: “si la economía argentina logra recuperarse hasta 2024, entonces ese mismo proceso habrá generado una buena porción de los recursos fiscales y de los dólares necesarios para afrontar las acreencias que vendrán por delante“.

05. ¿Qué sigue? El FMI. El total a negociar con el Fondo asciende a US$ 44.000 millones y desde el Gobierno Nacional se prevé enviar al Congreso Nacional el acuerdo al que se llegue para su aprobación por el Poder Legislativo.

La clave para esta negociación, igual que con los acreedores privados, será buscar la sostenibilidad. Será diferente, porque los fondos multilaterales como el FMI no reestructuran deduda sino que brindan nuevos programas de financiamiento con seguimiento macroeconómico.

La semana pasada, el Gobierno solicitó formalmente al Fondo el inicio de las consultas para “acordar un nuevo programa que suceda al cancelado y descarrilado acuerdo stand by firmado en 2018“. No obstante, el ministro Guzmán afirmó que este acuerdo no estará para antes del 2021.

×