Trabajar y ser mamá en Argentina

Trabajar y ser mamá en Argentina

Nos acercamos al día de la madre, un rol que actualmente se está poniendo en jaque. ¿Cómo es trabajar luego de tener un hijo o una hija? ¿Qué hay que saber sobre el mundo laboral cuando se es madre?

Todo comienza cuando la mujer se entera de su embarazo: ¿Qué hago con el laburo? ¿Qué va a decir mi jefe/a? Es importante saber que la ley ampara a las mujeres embarazadas en su trabajo. Si bien existen negligencias como en toda ley, es primordial que si estas embarazada y trabajas en relación de dependencia, lo comuniques a tu empleador cuanto antes.

¿Por qué es importante? Porque de esta manera estás más protegida: este aviso te garantiza una licencia por maternidad de 90 días (45 antes y 45 después, o 30 antes y 60 después); además del derecho al pleno empleo durante toda la gestación.

Además, según la ley nacional, “Si te despiden por estar embarazada es discriminación. En ese caso, te tienen que pagar una indemnización especial. También podés iniciar un juicio por discriminación y pedir que te devuelvan el trabajo”.

Actualmente, los tiempos han cambiado y cada vez son más las mujeres que deciden, por su propia voluntad, dedicarse a ser madres pero también a perseguir sus sueños en el ámbito laboral.

Pero, a pesar de que muchas mujeres no renuncien a su trabajo luego de tener a sus hijos, los ámbitos laborales suelen ser hostiles al respecto. No siempre es bien visto que una mujer con hijos mantenga un alto cargo en una empresa, o trabaje cuando acaba de ser mamá.

Según un informe de la agencia Spring Professional Argentina, realizado en 2018, ocho de cada diez ejecutivos en el país reconocen que la maternidad es una de las principales barreras que deben sortear las mujeres para crecer profesionalmente en las organizaciones.

Otro dato, arrojado por un estudio de la asociación “Yo no Renuncio” realizado en España en 2017, expone que a nivel global seis de cada diez mujeres dejan sus empleos luego de ser madres.

Respecto a este tema, la autora de “Estoy Embarazada” Silvina Prekajac, afirmó a Clarín: “El trabajo por objetivos y con un esquema más flexible puede ser más beneficioso para la mujer que transita la maternidad”.

Además, Silvina recalcó que “desde hace más de 40 años está pendiente la aplicación de la ley que obliga a las empresas a contar con salas maternales y guarderías“, lo cual podría facilitar la continuidad laboral de la madre, sin mencionar el alivio de tener a su hijo a unos pocos metros ante cualquier urgencia.

Por otro lado, la autora mencionó que tampoco se discute el proyecto de ampliar la licencia de paternidad a 15 días, “con el impacto que esto tiene en la maternidad y en la continuidad de la carrera laboral de la mujer”, aseguró.

Finalmente, Silvina sentenció: “que la licencia por maternidad sea mucho más larga que la de por paternidad, y no contar con políticas públicas que obliguen a las empresas a adoptar medidas de flexibilidad (tanto para hombres como para mujeres) durante los meses posteriores al nacimiento de un hijo -como por ejemplo, la posibilidad de trabajar algunas horas desde la casa y otras, en la oficina, con el mismo salario-, son los principales motivos de la discriminación por género en el mercado laboral”.

Por Carmela Laucirica