Refuerzan los canales de atención para personas con adicciones

Desde la Sedronar y diferentes ONGs, se han reforzado los canales de atención para personas con adicciones. Esto se debe a que, en los últimos días, han crecido las consultas sobre cuestiones como el síndrome de abstinencia o el manejo de situaciones de encierro.

En un contexto de aislamiento social obligatorio, la Sedronar y diversas ONGs han decidido reforzar sus canales de contención, orientación y atención a personas con adicciones y familiares de las mismas. Se cree que este cambio de contexto puede incidir en el consumo de drogas.

“El consumo forma parte de la vida, pero el exceso es un problema y el aislamiento puede empeorarlo, por eso les pedimos a los que vienen atravesando situaciones de consumo problemático que no se queden solos”, dijo a Télam la titular de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar), Gabriela Torres.

Además, la titular de la Sedronar aclaró que se trata de un aislamiento temporal y preventivo. Sin embargo, si existen personas que buscan en el consumo de drogas una salida a esta cuarentena, Gabriela Torres pide que llamen a la secretaría.

Te puede interesar: “Confiar: una plataforma para enfrentar la información falsa sobre coronavirus”

Desde Sedronar, cuentan con tres modalidades de asistencia: la línea 141, los Centro de Orientación en Adicciones (Cedecor), y los dispositivos residenciales y comunitarios. Al respecto, Torres afirmó que la línea telefónica funciona en todo el país, las 24 horas y los 7 días.

Respecto a esto, la coordinadora del área de intervención de la Asociación Civil Intercambios, Jorgelina Di Iorio, aseguró que el consumo y sus efectos se relacionan con el contexto. De esta manera, la cuarentena estaría caracterizado por “la incertidumbre, los permanentes cambios y la creencia que el aislamiento físico implica distanciamiento social”.

Jorgelina distingue tres tipos de consumidores: los que se encuentran en tratamiento ambulatorio por consumos problemáticos, los que no están consumiendo pero pueden “tentarse” durante el aislamiento, y quienes consumen de manera recreativa.

Respecto a estos últimos, Di Iorio plantea el desafío del “auto cuidado”. Es decir, que quienes consumen recreativamente puedan ser responsables de su propio cuidado. Lo que en situaciones cotidianas harían quienes llevan a cabo esta práctica con la persona en cuestión.

Por Carmela Laucirica

×