Primera víctima en Villa 31 por Covid-19: responsabilizan al Estado

Actualizado: 4 mayo, 2020

La mujer tenía 84 años de edad. Desde La Garganta Poderosa denuncian que a pesar de los reclamos, nunca fue puesta en aislamiento y bajo los cuidados correspondientes.

Torobia Balbuena tenía 84 años y era madre de la primer infectada con Covid-19 dentro de la Villa 31, que había dado positivo el 21 de abril pasado.

Una mujer que residía en la Villa 31 del barrio porteño de Retiro murió este sábado por coronavirus. Se trata de la primera muerte registrada en ese asentamiento

Torobia Balbuena tenía 84 años y era madre de la primer infectada con Covid-19 dentro de la Villa 31, que había dado positivo el 21 de abril pasado. La información la confirmó La Garganta Poderosa, a la vez que denunciaron que ya habían alertado el riesgo que corría Torobia: “Los padres de la primera contagiada tienen 84 y 85 años, viven en la misma casa y comparten inodoro con 11 personas más“.

Sin embargo, recién pasadas las 48 horas fue que las autoridades del Gobierno de CABA se comunicaron con La Poderosa para pedir información de Torobia y su esposo, a pesar de que publicamente dijeron que la familia de la primer infectada ya estaba en aislamiento.

“Confirmada en “la tanda de nuevos contagios”, la madre del “Caso Cero” quedó internada el domingo último por Covid-19. Y ahora su esposo, Ramón, llora su fallecimiento desde otra cama del mismo hospital, porque también está contagiado“, contaron desde La Poderosa. Y agregaron: “Lo dijimos, lo gritamos, pero miraron para otro lado. ¿Y ahora qué dirán? Que ya estaba vieja, que no saludaba con los codos, que cuánta mala suerte, ¡siguen mintiéndoles a todos y acá ya llegó la muerte!”.

En Capital Federal, la curva de contagios continúa creciendo. La pandemia se hace sentir mucho más en los sectores vulnerables, donde solo hasta el jueves pasado, se habían contabilizado 124 casos positivos, lo cual representa un 10% del total de infectados en la ciudad de Buenos Aires.

La Villa 31, donde hay más de 40 mil habitantes, y la 1-11-14 de Bajo Flores, donde viven más de 53 mil personasson las que presentan los niveles más elevados de contagiados.

La gran cantidad de gente concentrada en los barrios carenciados hace que el distanciamiento físico resulte muy difícil. A eso se le agrega las interrupciones en los suministros de servicios básicos y esenciales como la luz y el agua.

Ambas problemáticas agravan la situación de las barriadas donde también preocupa el avance del dengue y donde las condiciones ambientales y habitacionales provocan que el acatamiento del aislamiento obligatorio no esté destinado para el bien común de los sectores populares.

Compartí la nota