Peligra el acceso de un millón de argentinas a los anticonceptivos

Por la pandemia, el sistema sanitario se ha visto sobresaturado. En consecuencia, servicios vinculados a la salud sexual y reproductiva han quedado en segundo plano.

En septiembre, un informe de UNFPA de Naciones Unidas sobre acceso a anticonceptivos, señaló que más de 1 millón de mujeres podrían discontinuar su uso durante el 2020.

El informe, titulado “el impacto de COVID-19 en el acceso a los anticonceptivos en Argentina”, explica que esa cifra es resultado de la pérdida de acceso a los métodos gratuitos entregados por el Estado y contempla a quienes no podrán comprarlos por problemas económicos.

Se estima que 714 mil mujeres, que compraban sus anticonceptivos modernos de corta duración en farmacias de Argentina discontinuarán su uso durante 2020 como consecuencia de la pandemia.

Aclaración: ¿Cuáles son los anticonceptivos modernos de corta duración? Los condones, anticonceptivos orales e inyectables, entre otros.

A esa cifra, debemos sumar a 379 mil mujeres que recibían sus anticonceptivos modernos de corta duración en servicios públicos de salud y que los discontinuarán por el Covi-19.

Ahora bien ¿Cuáles son las razones por las que 1 millón de mujeres se verán afectadas? Según la investigación, un 65% discontinuará el uso de anticonceptivos por una retracción de los ingresos familiares.

El 35% de mujeres restantes que, lo hará por dificultades de aprovisionamiento en los servicios públicos de salud, así como por discontinuidad de los servicios y/o por una disminución en la demanda vinculada al temor al contagio.

 

Otro dato a tener en cuenta, el documento estima que “luego del COVID-19 el porcentaje de mujeres con Necesidades Insatisfechas de Planificación Familiar retrocederá entre 20 y 30 años pasando de 11.4% a 14.5% (escenario optimista) y 17,7% (escenario pesimista)“.

La investigación, resalta que tanto en el canal de provisión público como en el privado, el impacto sobre el acceso registrado resulta relativamente mayor en el país que en otras regiones de latinoamerica.

En Argentina un 81 % de las usuarias de métodos anticonceptivos modernos utilizan métodos de corta duración, mientras que en el promedio regional la proporción es del 57%.

Ni la disrupción en la cadena global de abastecimiento, ni la disminución de ingresos de los hogares, afectan a quienes se protegen con métodos permanentes y/o con métodos reversibles de larga duración, como implantes subdérmicos y dispositivos Intrauterinos.

¿El Estado está ausente en la distribución de métodos anticonceptivos?

Para responder esa pregunta, retomaremos los datos recopilados por Chequeado.com.

Efectivamente disminuyó la distribución de preservativos, según datos del Ministerio de Salud de Nación– encargado de la compra de anticonceptivos que se entregan a las provincias- solicitados por el portal de noticias.

“En 2019 se entregaron 10.5 millones de preservativos, mientras que los datos hasta octubre de 2020 muestran una entrega de 3 millones, una reducción del 70%”, resalta Chequeado.

Y agrega: “Si se considera la entrega por mes, teniendo en cuenta que aún se podrán entregar en lo que resta del año, son 880 mil en promedio por mes en 2019, frente a 340 mil en 2020, una reducción del 60%”.

Respecto a las pastillas anticonceptivas, en 2019 se entregaron los 4,9 millones, en cambio, hasta octubre de 2020 se entregaron 3,3 millones.

Consultada por dicho portal, Silvina Ramos, asesora de la Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud de la Nación, explicó que esto se debe a que aún faltan entregas.

Las estimaciones del informe realizado por UNFPA son alarmantes. El acceso a métodos anticonceptivos debería ser asegurado por el Estado.

×