Dique Chico: advierten sobre nuevas fumigaciones

Habitantes de la localidad del Valle de Paravachasca, vuelven a denunciar esta situación que atenta contra el bienestar de la población.

Fuente InfoAgro

Este fin de semana, vecinas y vecinos autoconvocados de Dique Chico, emitieron un comunicado para denunciar fumigaciones cercanas al ejido urbano.

Si bien, hace años se publicó una resolución comunal que limitaba las aplicaciones de estás sustancias, debido a un recurso judicial se “frizó” esa norma. Ahora las fumigaciones tienen el camino libre.

Dato clave: la medida para avasallar la resolución fue presentada por empresarios del agronegocio, es decir, los principales interesados en continuar con un modelo agrotóxico.

“Hace días, los dueños de los campos están presentando, en la comuna local, recetas fitosanitarias para fumigar (arranca la temporada de soja, cada año peor que el anterior) más precisamente, desde el 16/10 (poco más de 15 días) los productores presentaron recetas para fumigar más de 600 ha en total”, explica el comunicado.

Vecinas y vecinos alertan que los campos a aplicar se encuentran a menos de 500m del pueblo, incluso algunas lindantes a las casas de la entrada.

Y critican que “la misma gestión comunal que el año pasado ganó las elecciones levantando la bandera de la lucha contra los agrotóxicos, hoy le da la espalda al asunto y se nota una total falta de compromiso con esa lucha”.

El comunicado resalta que esta situación no es exclusiva de Dique Chico, sino que se repite en todo el Valle: “el viento sopla y el veneno vuela, llueve y el veneno se filtra en las napas del agua que tomamos y en el rió en que nos bañamos… hacemos el esfuerzo de cultivar nuestras verduras y el veneno se posa en sus hojas”.

Vecinas y vecinos, que desde hace años luchan contra las fumigaciones, resaltan que ya no pueden esperar, por eso van a presionar a quienes puedan cambiar la situación y brindar soluciones efectivas.

“La única alternativa es la lucha de los que no tenemos ningún otro interés más que el cuidado de nuestro hogar la pacha y la salud de los que amamos”.

La palabra de un vecino

Juan, es parte de la asamblea de vecinos autoconvados de Dique Chico, pero habló con este medio desde su rol de persona damnificada, que vive a menos de 50 metros del campo fumigado.

Resaltó que las autoridades de la Comuna hace tiempo no dan respuestas a sus reclamos. Ante estas nuevas alertas por fumigaciones, solo se público una nota en la página oficial contestando que ya habían hecho todo lo posible.

Según Juan, en ese comunicado, las autoridades expresaron que no tienen las herramientas para poder accionar sobre el tema.

Pero Juan cuenta que desde hace 3 años existe un amparo judicial, de parte de los productores sojeros, que no ha sido modificado, y tampoco ven que se mueva esa causa.

“Somos conscientes de que la Justicia ampara a la producción agropecuaria a partir de la decisión de sostener un modelo, que tiene que ver con el uso de venenos para poder cultivar soja a gran escala”, expresó el entrevistado.

Y agregó: “esa es la realidad que tenemos en el pueblo, está rodeado de soja, y eso no se va a modificar desde lo judicial”.

Ante este panorama, vecinas y vecinos van a continuar difundiendo y alertando sobre las fumigaciones ilegales, ya que cada vez son más los afectados por el uso de estas sustancias.

“El veneno no es que queda ahí, es algo que se desparrama con el tiempo, el agua, el aire, la tierra, cada vez somos más los damnificados. Por eso es importante seguir con la lucha diaria, con la gente”, enfatizó Juan.

El vecino de Dique Chico indicó que no se están respetando las distancias mínimas ni de la escuela ni del pueblo, respecto a las fumigaciones. Además, exigen que la Comuna convoque personal especializado, para informar sobre que venenos se están usando.

“Las fumigaciones se están haciendo de madrugada para que no los fotografiemos ni denunciemos. En este momento el aire es irrespirable, te pica el cuerpo, se te cierra el pecho, se generan alergias, en la boca sentís gusto a mental. Nos sentimos desamparados”, concluyó Juan.

×