Alerta ambiental: los pinos reducen el caudal de los arroyos serranos

Alerta ambiental: los pinos reducen el caudal de los arroyos serranos

La Facultad de Ciencias Exactas de la UNRC lo advirtió a través de un estudio realizado en el Valle de Calamuchita. Las conclusiones de este trabajo de investigación arrojaron que los pinos reducen hasta un 50% el caudal de los ríos serranos. 

Alumnos secundarios de la localidad de San Basilio, Río Cuarto, asistieron a un café científico en donde docentes de la Facultad de Ciencias Exactas debatieron sobre esta investigación. Se remarcó que tanto los pinos como otras especies exóticas plantadas sobre los arroyos del Valle de Calamuchita impactan hasta un 50% en sus caudales. La investigación se realizó entre La Cumbrecita y Villa Alpina.

“La problemática de los pinos y las especies exóticas nunca se ve realmente como un problema porque a la mayoría de la gente le gusta este paisaje en las sierras y no sabe que no es la planta que debería estar ahí”, manifestó Luciana Cibils Martina, miembro del equipo de investigación, en dialogo con el portal de noticial Puntal de Río Cuarto.

Con respecto a esto, Luciana agregó que por la existencia de pinos a las orillas de ciertos arroyos, su caudal se reduce de tal manera que si no llueve mucho durante un cierto período estos arroyos llegan a secarse por completo. En cuanto a las especies que habitan estos arroyos, la docente aclaró que no están adaptados a esa vegetación y por ende viven menos.

“Por ejemplo, no hay ningún invertebrado que se pueda comer las acículas de los pinos, entonces se acumulan y pueden liberar sustancias que inhiben el crecimiento de otros microorganismos. Así cambia el funcionamiento de esos ríos, lo que puede llegar a afectar la calidad del agua” remarcó Luciana.

Cabe destacar que estas especies de pinos y zarzamoras inciden desfavorablemente en la producción de focos de incendio, así como también propagan su duración. Además de esto, por su poco o nulo control, se convierten en especies que invaden los espacios e incluso avanzan demasiado por sobre el pastizal.

Por Carmela Laucirica