A pesar de las críticas, la Provincia autorizó las misas

El Arzobispado había comunicado que no iba a cumplir con las medidas del COE, dispuestas para contener la propagación del virus, hubo repudio de diferentes sectores a esa postura…pero el poder eclesiástico logró su cometido.

El Gobierno de la provincia salió a “aclarar” que quedan autorizadas en el territorio cordobés las celebraciones religiosas que congreguen hasta 30 personas.

Esta habilitación se conoció después de un comunicado del Arzobispado de Córdoba que llamaba a “no acompañar medidas”, ante la suspensión de la celebración de cultos.

Recordemos que esa prohibición- como la de otras actividades- había sido dispuesta por 14 días a raíz de la escalada de contagios y fallecimientos por coronavirus en la provincia.

¿La Iglesia llamó a no cumplir con las medidas del COE? Si, así lo hizo…y hoy les concedieron su deseo, habrá misa en una provincia que día a día rompe récords de casos de covid-19.

En el comunicado de ayer, el monseñor Carlos Ñañez mencionaba “una cuarentena prolongada” y pedía por “la buena ciencia”.

En ese texto se leía: “ante la perspectiva de suspender las celebraciones litúrgicas, he recurrido a las autoridades provinciales manifestando mi malestar y mi propósito de no acompañar esas medidas, que estimo exageradas y que afectan a la salud espiritual de las personas”.

Y fue esa presión la que ganó, ni los casos diarios, ni las críticas de sectores políticos y sociales, ni el pedido desesperado del personal de salud para disminuir la circulación de las personas.

¿Qué dijo hoy Ñañez? “Con satisfacción deseo señalar que ese diálogo se ha verificado y ha permitido clarificar diferencias de interpretación de las disposiciones y defectos de la comunicación de las misma”

Y agregó: “De acuerdo a la información facilitada pro el COE Central, en el protocolo de flexibilización de las iglesias y templos de culto de la Provincia de Córdoba (Anexo 58 del 15 de octubre de 2020), están permitidas: la apertura de los templos en un horario determinado, la celebración de bautismos y matrimonios, con un número máximo de participantes, y la celebración de la Eucaristía con una presencia máxima de treinta (30) personas. Por supuesto, observando en todo momento las indicaciones de los protocolos previstos y las normas de bioseguridad”

Críticas que nos fueron tenidas en cuenta

Laura Vilchez, concejal por el Frente de Izquierda, catalogó el comunicado del día jueves como “una provocación total frente a los centros y personal de salud colapsados, y un número de víctimas que no deja de subir”.

Planteó que la Iglesia pone en riesgo la salud de las y los trabajadores y sectores populares, como lo hacen algunos sectores empresariales que presionan para mantener la producción.

Si bien exigió el fin de los múltiples privilegios impositivos que todos los gobiernos le brindan a esta institución, hoy con una firma se habilitaron las misas.

Desde la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) regional Córdoba exhortaron al Gobierno provincial a reforzar los esfuerzos para hacer cumplir las medidas de distanciamiento y aislamiento social, preventivo y obligatorio recientemente dispuestas.

“Ante un escenario de desborde del sistema sanitario provincial, con una ocupación de más del 76% del total de camas criticas covid-19, recordamos que todas las personas, sin excepción, tienen el derecho a cuidados que les salven la vida y esta responsabilidad recae en los Gobiernos”, argumentaron ayer.

La APDH repudió el comunicado del Arzobispado que expresaba  “no acompañar esas medidas, que estimo exageradas”, es decir, el que salió el 15 de octubre.

Sobre ese punto, agregaron: “En la situación en la que nos encontramos, en medio de una pandemia que, solo en la Provincia de Córdoba, ya se ha llevado la vida de más de 700 personas, las declaraciones del arzobispo de Córdoba son de una irresponsabilidad mayúscula y están en línea con una campaña concertada que busca debilitarnos como sociedad“.

En esa línea, le recordaron a monseñor Carlos Ñáñez que recientemente se dio un brote de coronavirus tras una misa en la parroquia Natividad de María en la localidad cordobesa de Justiniano Posse, tras lo cual al menos 16 personas dieron positivo de covid-19 y alrededor de mil vecinos quedaron aislados de manera preventiva.

En cuanto a ese hecho, la justicia federal está investigando si efectivamente se cumplieron los protocolos sanitarios en el marco de la pandemia y si el sacerdote que brindó la misa promovió quitarse los barbijos.

Por último, recordamos los últimos datos oficiales de la pandemia: la provincia de Córdoba registra a la fecha un total de 2.082 casos nuevos y un acumulado de 57.764 casos. ¿Cómo repercutirá en esas cifras esta habilitación de misas?.

×