Vecinos del Chavascate presentaron una apelación para suspender las obras en Candonga

En la zona de Candonga, hace casi tres meses que se están realizando las obras de tendido eléctrico aprobadas por el ERSEP sin que se respete la Ley de Bosques. Los habitantes del lugar continúan luchando para evitar el avance de la construcción.

Los miembros de la organización Vecinos del Chavascate denunciaron ayer que el día 27 de diciembre de 2017 la Cámara Contencioso Administrativa de Primera Nominación “resolvió levantar la medida cautelar que pesaba sobre la obra de energía autorizada por el ERSEP”. Lo hicieron mediante un comunicado en las redes sociales.

Además, repudiaron que se resolvió “sin efecto suspensivo” la apelación otorgada en oposición  por los vecinos, contrariando el art. 15 de la Ley de Amparo de la provincia de Córdoba.

“Hay que recordar que están siendo investigados por la Justicia Penal los funcionarios que dictaron la Resolución 1200/10 que aprobó dicho loteo por no haberse atenido a la normativa ambiental a la hora de dictar la misma”, expresaron desde la agrupación.

En enero de 2018, empleados de la empresa Ticupil, en forma inmediata al levantamiento de la medida cautelar sin que la misma se encuentre firme y consentida, comenzaron a trabajar las obras de energía que estaban cauteladas. Cabe destacar que, para realizar una construcción en zona roja (área protegida por la Ley de Bosques) es necesario que, previamente, se lleve a cabo un Estudio de Impacto Ambiental y su respectiva Audiencia Pública.

Ayer por la mañana, los integrantes de la agrupación Vecinos del Chavascate presentaron  ante el Tribunal Superior de Justicia una apelación con el fin de suspender todas las obras hasta que se resuelva la cuestión de fondo.

Mirá también nuestro informe audiovisual sobre la situación de los vecinos de Candonga.

Un conflicto de años

En 2010, el ex secretario de Ambiente Raúl Costa aprobó, mediante la Resolución 1200/10, la construcción de un proyecto inmobiliario por parte de la empresa Ticupil. El emprendimiento planeado abarcaba la instalación de un barrio privado de 308 lotes, canchas de fútbol, tenis y básquet. El proyecto preveía realizarse en 150 hectáreas de bosque nativo que se encuentran en zona roja según la normativa de ordenamiento territorial 9814, en la zona de Candonga en cercanías al Río Chavascate.

Cartel instalado por Policía Ambiental. Establecimiento en infracción.

Desde aquel entonces, los vecinos de Candonga, más precisamente de Agua de Oro, Cerro Azul y el Manzano, comenzaron a organizarse para detener las obras que afectarían tanto la zona de bosques como el Río Chavascate. Los vecinos presentaron una denuncia en contra de Costa y dos funcionarios más, Anuzis y Ferrari. A raíz de la disputa, se ordenó un recurso de amparo para discontinuar cualquier obra en la zona.

A pesar de esto, el ERSEP aprobó el año pasado dos obras de tendidos eléctricos en la  zona. Una a pedido de la empresa Ticupil S.A. y otra a favor de Juntas del Río S.A. Ante esta situación, los vecinos presentaron un recurso de amparo ambiental en la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Primera Nominación. Denunciaron que para la realización de las obras, debía realizarse previamente un Estudio de Impacto Ambiental y desarrollarse una Audiencia Pública.

 

Por Cristian Domínguez

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*