Travesticidio en Buenos Aires: asesinaron a una trabajadora sexual en La Matanza

Subversiones

Una travesti de 35 años fue encontrada asesinada en La Matanza y según indica la hipótesis de la Policía, el travesticidio sucedió mientras ofrecía sus servicios sexuales. En lo que va del año ya son 12 las personas trans fallecidas, las cuales no supera ninguna los 38 años de edad. 

Este domingo por la tarde, encontraron asesinada a una travesti de 35 años en la localidad de los Pinos del partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires. La víctima, identificada como Sonia Laly de nacionalidad peruana, yacía ensangrentada presentaba un impacto de arma de fuego a la altura de la cadera cuando fue denunciado el hallazgo.

Mientras intentan averiguar el motivo del travesticidio, las autoridades policiales trabajan en la hipotesis de que la víctima fue agredida cuando ofrecía sus servicios sexuales.

El promedio de edad de las 11 personas trans que fallecieron este primer mes de 2019 es de sólo 38 años, es decir que vivieron exactamente la mitad del tiempo esperado para la población general, según organizaciones y activistas del colectivo, que denuncian a todos estos casos como “transfeminicidio social”. Dos fueron asesinatos por odio a su identidad de género: los casos de Mirna Antonella Di Marzo (30), quien murió el 27 de enero en Salta después de agonizar tres meses por una feroz golpiza; y de Yessica Benavídez (33), encontrada muerta el 24 de enero en su precaria vivienda de Paraná con signos de violencia.

Para Belén Correa, coordinadora del espacio Archivo de la Memoria Trans, los restantes 9 casos entran en la categoría de “transfeminicidio social”.

La dirigente argumentó que el “abandono” al que se vieron sometidas estas personas a lo largo de sus vidas por parte del Estado y otras instituciones explica que hayan muerto por “enfermedades prevenibles o crónicas mal tratadas”. “Si pensamos que el primer grupo social de pertenencia es la familia, ésta te rechaza a los 13 o 14 años, implica  que te quedas sin colegio, y si no tienes educación no poedes tampoco conseguir trabajo, es decir, estás condenada a la pobreza, sin acceso a la vivienda y a la salud. En la calle te recibe la prostitución, porque no hay otro camino”, reflexionó Belén Correa.

Por Cristian Dominguez 

Fuente: El Litoral

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*