Omar Sereno se expresó acerca de las apps de cadetería

Omar Sereno - ministro de Trabajo de Córdoba.

El ministro de Trabajo de la Provincia de Córdoba, Omar Sereno, habló por primera vez sobre las plataformas de reparto de productos y la condición laboral de las y los trabajadores. El funcionario sostuvo que, para el Gobierno, “son trabajadores dependientes” y que, más allá de que estén bajo control, la cartera no actúa de oficio. No te pierdas la entrevista exclusiva de El Resaltador.

La llegada de las plataformas de conectividad entre entre compradores y vendedores de productos ha arrastrado con ella nuevas formas de trabajo. En las últimas semanas, y mientras el conflicto de Uber en Argentina sigue vigente, el debate sobre las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras de Rappi, Glovo o Pedidos Ya se ha impuesto en la agenda.

El ministro de Trabajo Omar Sereno, habló de manera exclusiva con El Resaltador y, por primera vez, se refirió a este sistema de intermediación a través de cadetería o de ventas por encargo.

“Hay una posición mayoritaria que, por supuesto, es la que tiene el Ministerio de Trabajo de Córdoba”, explicó el funcionario y, a la vez, explicó que coincide “con el pensamiento de una buena parte de los laboralistas” y “de algunos antecedentes jurisprudenciales que ya existen, de que estamos ante una nueva forma de relación laboral, de subordinación laboral o trabajo dependiente, que hay una ajenidad, si bien el trabajador tiene cierta autonomía para entrar al proceso de vinculación y desempeñar su tarea, tiene algunas exigencias, debe cumplir con pautas mínimas, debe cumplir con determinado nivel de rendimiento y va a trabajar siempre y cuando alguien le derive el trabajo”.

Al mismo tiempo, indicó que, desde la cartera de Trabajo, se han realizado controles a dos empresas locales, pero en ambos casos “la totalidad del personal estaba encuadrado en el Convenio Colectivo de Comercio“. Sereno agregó que “tomamos razón de que las empresas locales han tomado el camino de regularizar esas nuevas modalidades de prestación de servicio de tipo delivery bajo los formatos tradicionales de la Ley de Contrato de Trabajo”.

 

El problema principal parece ser a la hora de regular a las compañías internacionales que arriban a nuestro país con concepciones de trabajo distintas: parten de la visión de que es trabajo autónomo. “Encontramos algunas dificultades regulatorias. Creemos que la estructura matriz de la Ley de Contrato de Trabajo es compatible en algunos aspectos, en términos de algunos institutos que son aplicables a cualquier trabajador dependiente, cualquiera fuere su modalidad“, señaló el ministro, en relación con el aguinaldo, las vacaciones o las licencias.

“Creemos que hay una ausencia que meritaría una norma especial que, de alguna manera, defina cualquier forma de trabajo que surja a partir de la utilización de estas aplicaciones o plataformas de mediación”.

Foto: La Voz del Interior.

Para el titular de la cartera de Trabajo, la carencia legal existente “seguramente la deberá suplir el Congreso, que es quien tiene la potestad de regular las cuestiones de derecho de fondo”. “Con lo que respecta al Ministerio de Trabajo, he conformado una comisión de estudio con asesores donde estamos intentando estudiar, dentro del poder de policía que tiene el Ministerio y hasta tanto vayan apareciendo regulaciones definitivas de fondo y en el orden nacional, algún tipo de norma que vaya avanzando en la temática de la CyMAT (Condición y Medio Ambiente del Trabajo)“, explicó.

Recordamos que algunas de las cuestiones que entraron en debate respecto de los repartidores han sido el peso de la caja y tamaño de la caja, la bicicleta, la seguridad del trabajador, el chaleco reflectivo y el casco. Sobre estos puntos, Sereno sostuvo que se deberán implementar normativas en concordancia con las leyes nacionales y ordenanzas municipales que puedan llegar a surgir.

Las obligaciones tributarias y el pago de impuestos por parte de las empresas extranjeras son otros de los ejes de la discusión. El ministro hizo hincapié en que debe existir un “compromiso del Estado en cuanto al pago de contribuciones y de impuestos” por parte de las aplicaciones.

Por último, sostuvo que, para él, “tiene que haber un involucramiento de las organizaciones sindicales. Me parece que los sindicatos debieran acompañar la función regulatoria y el poder de policía del Estado, porque es un complemento importante para que el trabajador no se quede solo“.

El Ministerio de Trabajo y su poder de policía

Las aplicaciones, en su mayoría, mantienen a sus repartidores en condición de monotributistas, por lo que cada empleado o empleada debe resolver las condiciones en las que desarrolla la actividad. En esa línea, Omar Sereno expresó que desde la cartera “entendemos que son trabajadores dependientes” y que se encuentran bajo el control del Ministerio.

Sin embargo, el funcionario dijo que las y los trabajadores “voluntariamente han aceptado esa condición” (de monotributistas) y que “si los trabajadores plantean una intimación, las empresas deberán registrarlos como trabajadores dependientes”. A su vez, aclaró que “el Ministerio de Trabajo no actúa de oficio en relaciones individuales de trabajo”, sino que actúa en función de denuncias, de reclamos o de intimaciones.

En Córdoba, solamente existirían denuncias a empresas locales a las cuales el Ministerio de Trabajo debió inspeccionar. Según el titular del departamento, no se han encontrado mayores irregularidades.

 

Por El Resaltador

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*