Más de 15 familias ocuparon tierras en Villa María de Río Seco

Más de 15 familias ocuparon tierras en Villa María de Río Seco

Familias de Villa María de Río Seco ocuparon terrenos en las cercanías de Villa Alicia, cansados por el hacinamiento en el que vivían. Ahora, exigen a las autoridades municipales y provinciales que garantice el derecho a una vivienda digna de todos los ocupantes. 

Desde hace unas semanas, al menos 15 familias ocuparon un predio abandonado en las inmediaciones de Villa Alicia, en Villa María de Río Seco al norte de la provincia de Córdoba. Según informó a través de un comunicado la Unión Campesina del Norte (UCAN), los vecinos y vecinas ocupantes exigen “el acompañamiento oficial para la realización de un barrio y rechazan la judicialización de la toma“.

Además, el comunicado expresa: “Hace 20 días se inició un proceso que espera empezar a revertir la falta de acceso a una serie de derechos elementales de las familias de los pueblos del norte de Córdoba. En Villa de María del Río Seco se comenzó un loteo para la construcción de viviendas en un terreno abandonado y descuidado en las cercanías del Barrio Villa Alicia. Son los hijos e hijas de los habitantes de esta comunidad ubicada en la periferia del pueblo quienes siendo víctimas de la crisis económica, social y cultural en la que vivimos, decidieron ejercer sus derechos por propia voluntad, ante la inacción de los diferentes estamentos del Estado”.

La primera en ocupar la tierra fue Evita, una jóven de 23 años “cansada de la violencia machista, del padecimiento por acercar un plato de comida a sus hijos y por la constante marginalidad y violencia que se vive en la cada vez menos humanizada capital de la provincia“. Evita, cansada por el hacinamiento en el que viven las familias de Villa Alicia, decidió primera que todos ocupar el predio.

Luego, la acompañaron las demás familias que hoy están discutiendo la demarcación de los terrenos, estableciendo acuerdos y gestionando el acceso a los servicios básicos. En tanto, informaron que planean construir un espacio comunitario para seguir dando la copa de leche a los niños y niñas del barrio, y continuar con la producción de pollos y verduras. 

“Se exige el reconocimiento legítimo del asentamiento, la no judialización del ejercicio de un derecho básico y la inmediata atención de las autoridades municipales, provinciales y nacionales, para garantizar los derechos de las familias y sobre todo de los más de 25 niños que se encuentran en una profunda situación de vulnerabilidad. Porque queremos vivir dignamente exigimos tierra y vivienda para trabajar, vivir y darle forma a nuestra comunidad. Por tierra, techo y trabajo para todxs”, concluye el comunicado de los movimientos campesinos de Córdoba.

Por Cristian Dominguez