La planta de Bajo Grande envuelta en polémicas por su funcionamiento

Como hace ya algunos años, la planta de tratamiento de residuos cloacales se encuentra en una situación confusa. Algunos trabajadores aseguran que no esta funcionando hace ya un tiempo. Desde la Municipalidad desmienten esa versión y afirman que está funcionando en un 60 o 70%. En una situación compleja, El Resaltador decidió hacer un programa dedicado a esta problemática para conocer todas las posturas y tratar de entender qué es lo que ocurre. Miralo al finalizar la nota.

Desde hace aproximadamente 10 años la planta de Bajo Grande, encargada del tratamiento de líquidos cloacales de la ciudad de Córdoba, se encuentra en situación confusa. Las versiones son muy opuestas entre lo que dicen algunos trabajadores y funcionarios municipales. El Resaltador accedió a la palabra de los distintos representantes de dichas posturas.

Gustavo Ibarra, trabajador de la planta, aseguró que lleva meses sin funcionar, y por ende todos los residuos cloacales que allí ingresan, son devueltos al río sin ningún tipo de tratamiento. Por su parte, Daniel Bardagi a cargo de la Dirección de Redes Sanitarias y Gas de la municipalidad, afirmó que la planta nunca dejó de funcionar mas allá de la exigencia que tiene debido a que se encuentra funcionando las 24 horas los 7 días de la semana.

Esto, además de generar polémica a nivel político e institucional, trae graves consecuencias ambientales. La primera localidad en sufrirlo es Capilla de los Remedios. Ubicada a 45 kilómetros de la planta, se encuentra en una situación de “emergencia ambiental” según aseguró su jefa comunal.

Federico Kopta, integrante del Foro Ambiental Córdoba, comentó a este medio que “la situación se está volviendo crítica ya que la contaminación está comenzando a llegar a Mar Chiquita”. Además, dijo que lo preocupante es que los niveles de Bacterias Coliformes Totales y Fecales no disminuya en los 196 kilómetros que hay desde la planta hasta la quinta laguna de agua salada mas grande del mundo. “Esto hace dar cuenta de la poca capacidad de depuración que tiene el río” informó Kopta.

En el año 2009, bajo la gestión de Daniel Giacomino, se le hicieron una serie de refacciones a la planta. Sin embargo, autoridades de la municipalidad afirman que no se realizaron de manera correcta y que “prácticamente fueron en vano”.

Luego de que el intendente, Ramón Javier Mestre, decretara la emergencia ambiental en la ciudad (en dos oportunidades), desde el Palacio 6 de Julio aseguraron que este mes comenzarán a realizarse una serie de obras de refacción y reestructuración. Según afirmó Bardagi, las obras estarán divididas en tres etapas. Además informó que se realizarán con el dinero que deriva del Convenio Urbanístico realizado con la empresa Corporación América. A su vez, el gobierno provincial se encuentra realizando una ampliación de la planta que triplicaría su capacidad.

No te pierdas este nuevo programa de El Resaltador para escuchar todas las voces de un mismo conflicto:

 

 

Por El Resaltador

1 Comment

  1. Buenísimo el programa chicos! Lo que yo incorporaría para un futuro, cuando le pregunten a un funcionario si se está haciendo algo (como en este caso Daniel Bardagui de Redes Sanitarias), al referirse a que no se le hace tratamiento debe referirse a una diferencia en la calidad del agua que entra en la planta respecto al agua que sale, y, ante esa respuesta del funcionario, la pregunta a hacerle sería si hay alguna diferencia en la calidad microbiológica del agua que entra en la planta respecto al agua que sale? hay algún análisis que lo demuestre? Está excelente y realmente necesitamos muchas notas como estas y medios como ustedes para que nos muestren de manera imparcial y crítica lo que esta ocurriendo y como trabajan los funcionarios que votamos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*