La educación pública y la xenofobia: ¿cuantos extranjeros estudian en Argentina?

La educación pública y la xenofobia: ¿cuantos extranjeros estudian en Argentina?

Al contrario de muchos discursos, que culpan a los extranjeros de la crisis en la educación pública, se conoció que de 1.000 estudiantes sólo 25 son extranjeros. 

De las 131 instituciones del sistema universitario argentino, 71 son de gestión pública. A lo largo de los años, el crecimiento en la matriculación en el país se ha mantenido en aumento constante (con más de dos millones de matriculados en 2015). 

En el caso de la universidad pública, esta se lleva más del 70% de las matrículas -1.491.452 del total- mientras que el otro 30% estudia en universidades privadas o carreras de posgrado. 

En el 2015, fueron 57.953 los estudiantes de pregrado, grado y posgrado de nacionalidad extranjera cursando en universidades públicas y privadas. Esto representó el 1,87% de toda la matrícula universitaria a nivel país.

De este total, 37.833 estudiantes estudian en universidades públicas y gratuitas. Este número representa el 2,53% de los estudiantes de grado en universidades públicas. En relación a los flujos migratorios, estas cifras se consideran moderadas. 

En cuanto a estos estudiantes extranjeros, existen dos tipos: los que estudian en Argentina y residen de manera permanente en el país con sus familias o núcleos sociales. Después están los que vienen al país con el solo fin de estudiar y luego volverse.  

Las primeras tres nacionalidades que registra la Secretaría de Políticas Universitarias provienen de Perú, Paraguay y Bolivia, que también son de los más grandes grupos migrantes que habitan y trabajan en el país.

Además, existe una concentración geográfica de estos grupos migrantes. El Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) es el lugar donde se registra la mayoría de la matrícula extranjera, con el 49% de los estudiantes extranjeros de grado.

La razón principal por la cual recibimos estudiantes extranjeros, es debido a que en sus países de origen el acceso a la educación es más restringido por cuestiones de costo o selección. 

Lo que muchas veces no se tiene en cuenta, es que estos estudiantes representan un ingreso para el país, ya que consumen a diario e incluso invierten en aranceles de posgrado -muchas veces con precio diferenciado por ser extranjeros-.

Los datos, surgen de un informe elaborado por el medio www.marcha.org.ar sobre el Anuario de Estadísticas Universitarias.

Por Carmela Laucirica