Fuerzas federales podrán abrir fuego contra sospechosos sin que se registre un ilícito

A través de un decreto, se modificó el reglamento de empleo de armas de fuego para las fuerzas federales de seguridad, las cuales podrán disparar a matar sin que se cometa un ilícito. De esta manera, los efectivos de seguridad podrán disparar si consideran que una persona representa peligro. Te adjuntamos la resolución completa y las implicancias de la nueva normativa.  

Esta mañana salió publicado en el Boletín Oficial de la República Argentina, la resolución 956/2018 proveniente del Ministerio de Seguridad a cargo de Patricia Bullrich. La normativa lleva el título de “Reglamento General para el empleo de armas de fuego por parte de los miembros de las fuerzas federales de Seguridad”.

También te puede interesar: Macri aprobó por decreto la modificación de las Fuerzas Armadas

Este nuevo reglamento permite que las fuerzas de seguridad permitan utilizar sus armas en casos de lo que se conceptualiza vagamente como “peligro inminente”. En el artículo 5 se indica que:

°Se considerará que existe peligro inminente, entre otras situaciones, en las siguientes circunstancias:

  1. a) Cuando se actúe bajo amenaza de muerte o de lesiones graves para sí, o para terceras personas.
  2. b) Cuando el presunto delincuente posea un arma letal, aunque luego de los hechos se comprobase que se trataba de un símil de un arma letal.
  3. c) Cuando se presuma verosímilmente que el sospechoso pueda poseer un arma letal, por ejemplo, en las siguientes situaciones:

c.1.- Cuando integrase un grupo de dos o más personas y otro miembro del grupo posea un arma o haya efectuado disparos, o haya lesionado a terceras personas.

c.2.- Cuando trate de acceder a un arma en circunstancias que indiquen la intención de utilizarla contra el agente o contra terceros.

c.3.- Cuando efectuase movimientos que indiquen la inminente utilización de un arma.

  1. d) Cuando estando armado, busque ventaja parapetándose, ocultándose, o mejorando su posición de ataque.
  2. e) Cuando tenga la capacidad cierta o altamente probable de producir, aún sin el uso de armas, la muerte o lesiones graves a cualquier persona.
  3. f) Cuando se fugue luego de haber causado, o de haber intentado causar, muertes o lesiones graves.
  4. g) Cuando la imprevisibilidad del ataque esgrimido, o el número de los agresores, o las armas que éstos utilizaren, impidan materialmente el debido cumplimiento del deber, o la capacidad para ejercer la defensa propia o de terceras personas”.

Aquí, queda un componente altamente arbitrario para la decisión de utilizar las armas de fuego a cargo del miembro de las fuerzas de seguridad. Por ejemplo, en el inciso c se afirma que podrá abrir fuego cuando se presuma (presunción a cargo del agente de seguridad) que el sospechoso, quien no ha cometido ningún crimen, pueda portar un arma (no es necesario que la posea realmente ni que esté por cometer un ilícito).

En Córdoba, la normativa afectaría a los miembros de las fuerzas federales presentes en el territorio de la Provincia, es decir, Gendarmería Nacional. Recordamos que a mediados de año se hubo una reforma sobre el accionar de las fuerzas federales de seguridad, las cuales pueden ahora intervenir en asuntos de seguridad interior.

Por El Resaltador

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*